IU Ávila rechaza la reforma de la Ley del Aborto y pide al PP que centre sus esfuerzos en el paro, la pobreza o los desahucios

Desde el Área de la Mujer de Izquierda Unida de Ávila se entiende que la nueva reforma no responde a ningún tipo de alarma social, pone en duda la capacidad moral de las mujeres y tiene un trasfondo electoralista.

“Ni existe una alarma social que la justifique ni existen argumentos ni estadísticas suficientes como para aprobar en solitario una nueva reforma de la Ley del Aborto con la que se impide a las menores de 16 y 17 años interrumpir voluntariamente su embarazo sin el consentimiento legal de sus tutores”. Rechaza de este modo Izquierda Unida de Ávila la reforma aprobada por el Partido Popular, una reforma “que vuelve a atentar contra el derecho de las mujeres y su dignidad” denuncia Mónica Martínez, responsable del Área de la Mujer de Izquierda Unida de Ávila, que insiste en la necesidad de defender el derecho “al aborto libre, público y gratuito para todas las mujeres, sin tutelajes de nadie ni de nada ajeno a ellas mismas”.


Para Mónica Martínez “estamos ante una reforma con la que se pretende utilizar a las menores de edad como moneda de cambio para contentar a los sectores más reaccionarios del Partido Popular, disconformes tras la paralización de la reforma inicial de Gallardón y que colocaba la legislación española en esta materia a la altura de los años ochenta” señala tras una medida “con claros tintes electoralistas” y que suponen “una clara negación por parte del partido conservador de la capacidad moral de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y sobre su vida”. Una medida “que condenará a las mujeres que así lo deseen a recurrir a la clandestinidad para poder decidir sobre sus vidas, poniendo con ello en peligro su salud y su vida”.


“La alarma social en la que supuestamente ha tratado de argumentar el Partido Popular esta reforma no es tal” señala Mónica Martínez, que insta al Partido Popular a que “centre sus esfuerzos en aquellos temas en los que realmente sí existe una alarma social como son el paro, la violencia machista, los desahucios, la corrupción o la pobreza, problemas que sí son realmente una alarma social que necesita de una urgente respuesta”.