IU Ávila pone un “suspenso rotundo” a la gestión de la sanidad abulense

Izquierda Unida de Ávila ha puesto un “suspenso absoluto” a la gestión de la sanidad abulense que ha realizado a lo largo de estos años el Partido Popular, una valoración muy alejada de la que este miércoles hacía pública tanto el propio consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, como el presidente del PP de Ávila, Antolín Sanz.

José Alberto Novoa, candidato a las Cortes por Izquierda Unida de Ávila, ha manifestado que “la realidad de estos cuatro años han sido los recortes y la disminución de las prestaciones”. Para el candidato de IU Ávila “el suspenso del Partido Popular en materia sanitaria es evidente. Su falta de capacidad crítica y su alejamiento de la realidad les impide abordar con sinceridad cuatro años de gobierno marcados por el cierre de plantas, camas y unidades hospitalarias, el incremento de las listas de espera, la externalización de intervenciones, protestas profesionales o cierre de ambulatorios rurales”.

 

Frente al modelo del Partido Popular José Alberto Novoa insiste en la necesidad de defender la sanidad “como un derecho de todos los ciudadanos y no como un negocio de entidades privadas”, una consideración que la formación de izquierdas entiende que se ha incrementado en los últimos años porque “mientras el PP prefiere hablar de reducción de listas de espera en Ávila, obvia la contratación de servicios a clínicas privadas tanto de Ávila como de Madrid, que han encontrado en los pacientes abulenses y los recursos públicos su mejor negocio”.

 

En los últimos meses, señala, la Consejería de Sanidad ha publicitado la contratación de intervenciones por cerca de un millón de euros a clínicas privadas. “Ante lo que estamos no es la defensa de la sanidad pública como un servicio sino su utilización como un negocio”, indica ante unas cantidades de dinero “con las que se podían haber mejorado los actuales servicios públicos”.

 

Recuerda Novoa que “no se puede hablar de mantenimiento de las prestaciones sanitarias en Ávila cuando el Complejo Hospitalario mantiene cerradas, desde el verano de 2012 y de forma definitiva, camas en las unidades de Medicina Interna, clausurada la Unidad de Convalecencia Psiquiátrica y Desintoxicación y mantiene en vilo, con constantes cambios, el servicio en el Centro de Orientación Familiar”.

 

Todo ello sin olvidar que “estamos hablando en muchos casos de un Hospital Provincial cuya remodelación costó 25 millones de euros y que permanece infrautilizado por parte de aquellos que siguen negando lo evidente”. Igualmente para José Alberto Novoa “ha sido una legislatura perdida en materia sanitaria, como demuestra la incapacidad de la Junta de Castilla y León por avanzar en el desarrollo del tan demandado Hospital Comarcal del Tiétar, una infraestructura que permitiría garantizar la suficiente atención sanitaria en el medio rural”. 

Noticias relacionadas