IU Ávila muestra su apoyo a los trabajadores de Nissan

Ante la falta de compromisos de la marca con la factoría abulense.

Izquierda Unida de Ávila reclama a Nissan que “cumpla lo prometido y acabe con la incertidumbre y la indefinición en la que ha sumido desde hace tiempo a la factoría abulense”. Es la demanda que lanza la formación de izquierdas, que muestra su “total compromiso y apoyo a los trabajadores de la factoría”, después de que la Junta de Castilla y León haya tomado la decisión, tras la reunión mantenida con el comité de empresa, de congelar las ayudas y revisar las entregadas hasta que se concreten los planes para la factoría abulense.

 

El pasado mes de septiembre Izquierda Unida de Ávila lanzaba el aviso y la petición a las distintas administraciones de “estar vigilantes” porque “entre el ya pasado mes de octubre y el próximo mes de marzo se ponía en liza el futuro de la factoría”. Y es que se trataba del periodo en el que se tenía que asignar una mayor carga de trabajo con una posible llegada de ejes de Renault, u otro componente, y el sustituto de la NT-400-Cabstar, que se dejará de fabricar en 2019 y que es el verdadero caballo de batalla de la factoría abulense, pues de este último depende primordialmente su futuro.

 

Tres posibles escenarios –desde la continuidad con la asignación de un nuevo vehículo a la conversión en una factoría de componentes o el propio cierre- ante los que la formación de izquierdas empieza a estar “especialmente preocupada, pues el pasado mes de diciembre nos enterábamos de la congelación del NT500, el camión que era el eje del último plan industrial acordado con las administraciones y que tenía que permitir la actividad industrial más allá del 2020”.

 

Para Montserrat Barcenilla está en juego el futuro de la factoría más importante de la ciudad, de la que depende el futuro de cientos de familias en Ávila y no se puede seguir en esta línea”. Para la coordinadora de Izquierda Unida de Ávila "es el momento de que las instituciones empiecen a trabajar conjuntamente -Ayuntamiento de Ávila, Junta de Castilla y León y Ministerio- para poner en marcha cuantas medidas sean posibles para aclarar el presente y futuro de Nissan en Ávila".

 

Y recuerda Barcenilla que “desde el año 2010 los trabajadores de Nissan llevan sumidos en la intranquilidad por la falta de un producto que ofrezca un ciclo de trabajo estable. De parte de la plantilla se ha puesto todo y entendemos que la petición de un producto estable es más que justa” indica. “No se puede seguir con una relación en la que las amenazas de la compañía han sido constantes mientras que desde la plantilla, la ciudad y las distintas administraciones se ha puesto todo de su parte. El compromiso de Ávila con Nissan ha sido inequívoco. La respuesta debe ser mutua”. 

Noticias relacionadas