IU Ávila considera la concesión a la UCAV de Educación Infantil y Primaria como un ataque a la USAL

Izquierda Unida de Ávila lamenta la decisión del Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León, “y su claudicación ante las presiones de ciertos sectores de la derecha abulense”, de autorizar los grados de Maestro en Educación Infantil y Maestro en Educación Primaria a la Universidad Católica de Ávila.

Desde la formación de izquierdas aseguran que esta decisión “va directamente contra la línea de flotación de la universidad pública, en este caso la Universidad de Salamanca, toda vez que en Ávila ya se estaban impartiendo a través de la USAL unas titulaciones que, a partir de ahora, podrán impartirse en la universidad privada, duplicando innecesariamente la oferta en una estrategia equivocada donde la importancia debería centrarse en incrementar el número de estudiantes en Ávila y no en repartirse los ya existentes, socavando con ello la labor de la universidad pública en Ávila”.

 

José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, muestra el apoyo “y reconocimiento” desde la formación de izquierdas a la universidad pública al tiempo que considera “una irresponsabilidad la decisión del Partido Popular desde la Junta de Castilla y León, que colocan con ello en una delicada situación a la universidad pública”.

 

IU Ávila asegura que con este paso “la Junta de Castilla y León, así como algunas fuerzas políticas e instituciones públicas, muestran abiertamente su apuesta decidida por la universidad privada, en este caso la UCAV”.

 

Con cerca de 2.200 alumnos este curso en la universidad pública de Ávila –USAL y UNED-  la cifra de alumnos matriculados en la Escuela Universitaria de Educación y Turismo de Ávila ronda los 800, cerca de 350 estudian el Grado en Educación Primaria, “el que más demanda tiene en la universidad abulense”, mientras que el Grado de Educación Infantil tiene 236.

 

Para esta formación “queda patente que las intenciones de la UCAV no pasan por buscar para Ávila un mayor número de alumnos, sino por pelear por los mismos que ya disponía la universidad pública, cuya capacidad para sumir un mayor número de alumnos no justifica la decisión de la administración regional”.