IU Ávila califica de “huida hacia delante” las explicaciones del consejero de Sanidad

José Alberto Novoa. Archivo

“Una huida hacia delante”. Así considera José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, la visita y las explicaciones ofrecidas por el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, en torno tanto a la pérdida de pruebas radiológicas como en la petición de un acelerador lineal para esta provincia.

Una visita “donde siguió sin asumir las responsabilidades de su cargo por las últimas polémicas –no olvida la formación de izquierdas la suspensión de las oposiciones a enfermería o las denuncias de CC.OO. sobre el ingreso de pacientes en almacenes en el Hospital Nuestra Señora de Sonsolesen materia sanitaria, sino que vino para decir lo mismo que ha venido diciendo en las últimas semanas, un no absoluto a la sanidad abulense”.

 

Para el coordinador provincial de Izquierda Unida “una vez más hemos asistido a una puesta en escena más encaminada a un intento de lavado público de imagen que a la búsqueda de respuestas a los problemas sanitarios en esta provincia”. Una visita “con muchas declaraciones de intenciones, justificaciones al ninguneo sanitario en Ávila pero ninguna solución en firme más allá de los habituales parches”.

 


Los argumentos esgrimidos por el consejero de Sanidad sobre criterios de calidad y seguridad para negar a Ávila el acelerador lineal, “y tristemente asumidos por algunos de los dirigentes políticos del Partido Popular de esta provincia, demuestran un diálogo de sordos. Se sigue sin escuchar la demanda de la Asociación Española Contra el Cáncer cuando pone sobre la mesa el calvario que supone para los enfermos los largos desplazamientos a los que se ven obligados los pacientes para recibir su tratamiento, lo que hace aún más difícil llevar una enfermedad de por sí muy complicada”. La respuesta “no puede ser más viajes”.

 

Desde Izquierda Unida de Ávila se deja muy claro que “no nos interesan los números, las cifras ni los presupuestos, nos interesan las personas, los pacientes. No se puede seguir sometiendo a los enfermos de cáncer a duros y largos desplazamientos y mucho menos plantearles como solución más viajes”, algo que se califica como “una huida hacia delante”.

 

Respecto a la pérdida de 15.000 pruebas radiológicas en Ávilase sigue sin afrontar que el verdadero problema en este asunto es la gestión privada de la sanidad. Aunque se siga quitando hierro a este asunto, es un gravísimo problema ante el que el consejero de Sanidad sigue sin posicionarse. Un problema relacionado con la custodia de datos, la seguridad y la confianza de los pacientes requiere irremediablemente de la asunción de responsabilidades, mucho más cuando este asunto se quiso mantener en silencio”.

 

Lamenta José Alberto Novoa el posicionamiento tanto del alcalde de Ávila, José Luis Rivas, como del presidente de la Diputación Provincial, Jesús Manuel Sánchez Cabrera. “Ninguno ha estado a la altura de las demandas y de las exigencias que, en el caso de la Diputación, ellos mismos reclaman. Flaco favor le hacen así a sus representados, cuando en la institución parecen demostrar beligerancia frente a la Junta, pero ante la visita del consejero, todo son parabienes”.

 

Izquierda Unida de Ávila considera que para el resultado de esta visita, “el consejero se la podía haber ahorrado”. En este sentido desde la formación de izquierdas “seguimos planteando nuestro posicionamiento inicial, y es la reclamación de responsabilidades tanto del consejero de Sanidad como de la Gerente del Hospital, la mejora de las condiciones sanitarias en Ávila y el apoyo a las demandas ciudadanas como las planteadas por la AECC”.