Italia, una incógnita sumida en una regeneración

Graziano Pellè

La selección de Italia afronta su novena Eurocopa como una de las incógnitas del torneo continental, pues su peso en la historia ya no en el fútbol continental sino mundial obligan a meterla siempre entre los favoritos.

 

FICHA TÉCNICA

-Participaciones en Eurocopas: Nueve (1968, 1980, 1988, 1996, 2000, 2004, 2008, 2012 y 2016).

-Títulos: Uno (1968).

-Mejor resultado: Campeón (1968).

-Palmarés: 1 Eurocopa (1968) y 4 Mundiales (1934, 1938, 1982 y 2006).

-Cómo se clasificó: Primera del Grupo H.
 

Italia tiene nombre, tiene pasado, pero debe demostrar que tiene presente, pues el futuro se le presupone seguro. Y del grupo que ganó el Mundial de 2006 solo quedan ya el guardameta y emblema Gianluigi Buffon, quien ya fue titular y lo seguirá siendo a pesar de Sirigu, el defensa Andrea Barzagli o el mediocentro Daniel de Rossi.

En aquella final de Kiev, ya estaba la actual defensa italiana, que está plenamente formada por los tres centrales de la 'Juve' Giorgio Chiellini, Leonardo Bonucci y Andrea Barzagli. Esta temporada han encajado solo 20 goles en la Serie A y es la menos goleada, así que llega en forma a la Eurocopa.

Además, de aquella final de hace cuatro años siguen Daniele De Rossi y Thiago Motta, aunque este último es duda, pero Conte se ha visto obligado a renovar la 'Azzurra', que se ha llevado por delante al talento del veterano centrocampista Andrea Pirlo, lo que priva de un 'cerebro' en un medio muy lastrado por las lesiones.

Y es que a la ausencia de Pirlo se unen las bajas por lesión de dos piezas claves como son, sobre todo, Marco Verratti, deseado por los 'grandes' clubes europeos, o el 'todoterreno' Claudio Marchisio. Además, Riccardo Montolivo, otro jugador con talento ha sido descartado, y la tetracampeona del mundo se plantará con un centro del campo con más músculo que talento y con nombres como Florenzi, Giaccherini o Sturaro.

En ataque tampoco han encontrado relevo a sus goleadores de antaño como Inzaghi, Toni o Di Natale, o el díscolo Balotelli, y tampoco ha sido convocado Leonardo Pavoletti, 'pichichi' italiano en la Serie A con 14 goles y que se quedó en la prelista. Eso deja la responsabilidad goleadora en Ciro Immobile, que lleva dos años sin mucho acierto, Lorenzo Insigne, fiel escudero de Higuaín en el Nápoles, Graziano Pellè, Simone Zaza, Éder o El Shaarawy.

De todoso modos, a Antonio Conte le gusta más poblar el centro del campo y de utilizar extremos defensivos, prácticamente carrileros completos como Matteo Darmian, Mattia De Sciglio o Antonio Candreva, éste mucho más ofensivo. Un 3-5-2 con dos referencias arriba, dos islas y boyas que reciban balones para atacar en primera o segunda jugada.

Italia debe encontrar su fórmula mágica, aunque la fase de clasificación no le fue mal pues le llevó a ser primera en el grupo H, con 7 victorias, 3 empates y ninguna derrota. Superó a Croacia, otra de las candidatas para muchos, y a Noruega, Bulgaria, Azerbaiyán y Malta.

Una clasificación impoluta a la que deberán dar continuidad en esta Eurocopa ante rivales de igual entidad como la talentosa y joven Bélgica, la siempre complicada Suecia de Ibrahimovic e Irlanda del Norte, la 'cenicienta'.

Los italianos, que acostumbran a no prodigarse demasiado en ataque, marcaron únicamente 16 goles en diez partidos de clasificación pero encajaron siete. Y ahí radica la base del juego italiano de Conte, una férrea defensa que exaspera al rival para pillarlo a la contra usando unas rápidas bandas y colgando balones al área, y más con este perfil de combinado en que el centro del campo puede flaquear más que de costumbre.

PELLÈ, UN LUCA TONI PARA EL 'BASSO' INSIGNE

Pese a que el nombre de Graziano Pellè se asemeje, usando el gracioso cantar italiano, al de 'O Rei' Pelé, el delantero del Southampton nada tiene que ver con el mágico exjugador brasileño. El ariete nacido en San Cesario de Lecce hace 30 años ha explotado tarde con Italia pero su 1,94 de altura le asemeja a Luca Toni, claro referente de la delantera transalpina hace una década.

Pellè acumula 5 goles en solo 12 partidos como internacional absoluto, 3 de ellos en la fase de clasificación para situarse como máximo goleador italiano. Su altura es clave para atacar balones aéreos, prolongar acciones hacia sus compañeros, además de reforzar una zaga ya de altura en acciones defensivas. Un buen recurso utilizado por Conte y que brinda a Italia la posibilidad de tener un hombre objetivo con gol.

Y, además, con él sale beneficiado su antónimo en altura Lorenzo Insigne. Con solo 1,63 metros de altura el extremo y punta del Nápoles, el que a priori será el jugador más bajo del torneo, dotará de velocidad y calidad en desborde al ataque transalpino a la par que será el complemento perfecto para la 'torre' que es Pellè.

CONTE QUIERE IRSE AL CHELSEA CON LA EURO

El seleccionador italiano no es otro que el reconocido Antonio Conte, 20 veces internacional como jugador y ahora, como técnico y tras llevar a su equipo a la Eurocopa, quiere dejar un cargo con fecha de caducidad en esta competición continental con el título bajo el brazo. Dejará Italia para enrolarse en el Chelsea FC, pero antes quiere dejar a su país donde aspiró a estar sin éxito en 2012 por culpa de España, en el trono europeo.

Conte llevó a la Juventus, donde ya había triunfado como jugador, a ganar tres 'Scudetto' consecutivos y a firmar el récord, en su primera campaña como técnico, de finalizar la Serie A sin perder un solo partido; 23 triunfos y 15 empates que le valieron para superar al AC Milan por 4 puntos.

No es ofensivo, no busca la espectacularidad, pero es preciso y efectivo, lo opuesto a su predecesor, Cesare Prandelli. Los goles de sus equipos valen doble porque pone un cerrojo atrás. Con su temple, su visión de juego y experiencia hizo triunfar a la Juventus, y ahora quiere corroborar la buena clasificación que hizo con Italia para esta Eurocopa con la corona continental. Y, ya como emperador, irse a la conquista de Inglaterra desde Stamford Bridge.

 

Noticias relacionadas