Italia, a olvidar Sudáfrica avalada por la Eurocopa

La 'azzurra' garantía de competitividad en las grandes citas

La selección italiana, la segunda más laureada con cuatro títulos, afronta el Mundial de Brasil esperando que la misma receta que le hizo proclamarse subcampeona de Europa en 2012 le ayude a codearse con las mejores y olvidar así la decepción que supuso no pasar de la fase de grupos en Sudáfrica.

 

FICHA TÉCNICA

Participaciones en Mundiales: Dieciocho (1934, 1938, 1950, 1954, 1962, 1966, 1970, 1974, 1978, 1982, 1986, 1990, 1994, 1998, 2002, 2006 2010 y 2014).

Títulos: 4 (1934, 1938, 1982 y 2006).

Mejor resultado: Campeona (1934, 1938, 1982 y 2006).

Palmarés: 1 Eurocopa (1968) y 1 Oro olímpico (1936).

Cómo se clasificó: Primera del grupo B de la fase europea.

Calendario primera fase

15/06: 00.00 Manaos Italia - Inglaterra.

20/06: 18.00 Recife Italia - Costa Rica.

24/06: 18.00 Natal Italia - Uruguay.

La 'azzurra' de Cesare Prandelli, que dio portazo a la Italia de Marcelo Lippi, se restauró del fiasco en África bajo el mando del extécnico de la Fiorentina, que ha aseado la imagen de la tetracampeona del mundo, como se pudo comprobar en la última Eurocopa en Polonia y Ucrania, dónde únicamente fueron superados por España en aquella final de Kiev que acabó en goleada (4-0).

Sin embargo, en aquella cita, fueron capaces de plantar cara a los de Vicente del Bosque en la fase de grupos y, tras superar a Inglaterra en los cuartos de final, sorprender a la otra gran favorita, Alemania, con un gran partido, muestra una vez más de su carácter competitivo cuando llega la hora.

Además, ya en Brasil, el pasado verano, en la Copa Confederaciones, de Italia hizo sudar a la selección de Del Bosque en las semifinales y sólo los penaltis pudieron tumbar a los transalpinos, rejuvenecidos en su plantel desde la llegada de Prandelli. Estos cuatros años han servido, sin duda, para mejorar el caché de un equipo que tiene en su AND la palabra 'peligro' por mucho que se tambaleen sus figuras.

El combinado 'azzurro' no tuvo excesivos problemas para clasificarse como primera del Grupo B, invicta tras seis victorias y cuatro empates, pero ha dejado alguna duda en amistosos con derrotas ante España o Argentina o el empate ante Nigeria.

De todos modos, nadie como Italia para competir, en cualquier condición y ante cualquier rival, pese a que sus clubes estén perdiendo su antigua pujanza en el Viejo Continente, donde dos de sus mejores representantes, el Milan y la Juventus, no lograr estar últimamente en la élite europea.

Prandelli llegó con el objetivo de hacer la transición necesaria en la 'azzurra' tras el fracaso en Sudáfrica donde pasó de llegar como campeona del mundo a no superar una asequible fase de grupos con Paraguay, Nueva Zelanda y Eslovaquia. Incapaz de ganar ni siquiera a los 'All Whites', la derrota contra los eslovacos en el último partido propició el final de Marcello Lippi, el mismo que les había dirigido a la cuarta corona en Alemania.

El seleccionador italiano ha metido aire fresco al equipo, que sigue apostando por su habitual solidez atrás, con una defensa de marcado color 'bianconero', con la columna vertebral de la 'Juve' y resguardada una vez más por Gianluigi Buffon, que afronta su cuarto Mundial. En el medio, sigue mandando el 'cerebro' Andrea Pirlo acompañado por mucho más talento que en otras ocasiones, aunque ha perdido a un jugador importante como Riccardo Montolivo, que se fracturó la tibia en un amistoso preparatorio ante la República de Irlanda.

Arriba, sobresale, aunque más por su personalidad que por sus actuaciones, Mario Balotelli. El camaleónico jugador 'rossonero' no ha terminado de explotar, no tanto por su ausencia de fútbol, sino por su incapacidad para no ser protagonista, pero inspirado y centrado, como demostró en la semifinal de la Euro 2012 ante Alemania, es un jugador peligroso. De todos modos, Prandelli ha encontrado mucho caudal goleador en otras alternativas como Inmobile, pichichi del Calcio, Cerci o Insigne.

PIRLO, EL LÍDER SILENCIOSO

Si por alguien pasa el fútbol de Italia es por las botas de Andrea Pirlo, que disputará su tercer Mundial. El jugador de la Juventus, a sus 35 años, sigue moviendo los hilos en el centro del campo y, a pesar de su edad, cualquier selección desearía contar con su excelencia a la hora de tirar las faltas y su 'guante' en la pierna.

'Il Pittore', quien al igual que Buffon estuvo en el equipo que ganó el Mundial de 2006, ha ayudado a la Juventus a dominar la Serie A en las últimas tres temporadas y sigue siendo uno de los grandes especialistas de tiro libre en el mundo.

Bautizado por Lippi como 'el líder silencioso', no pudo jugar los dos primeros partidos en Sudáfrica por culpa de una lesión, aunque Pirlo ya había probado la gloria en Alemania 2006. Además, cinco años antes y uno después de aquel Mundial, conquistó dos Ligas de Campeones con el Milan de Carlo Ancelotti y afronta probablemente su último Mundial.

PRANDELLI Y EL VALOR DEL COMPORTAMIENTO

El seleccionador de Italia, Cesare Prandelli, ha reconstruido el equipo de las cenizas que dejó el amargo fracaso de 2010, eliminados en la primera ronda y sin poder defender con más éxito la sorprendente cuarta corona mundial en Alemania.

La Federación Italiana optó entonces por un cambio para acercarse al nuevo fútbol que imperaba en Europa y le dio las riendas a un técnico que ya había mostrado poco antes su buen gusto futbolístico con la Fiorentina, a la que llevó a la 'Champions'.

Elegido mejor entrenador de la Serie A en 2009, Prandelli ha logrado su primer objetivo y ha convertido a Italia en un equipo cada vez más atractivo, capaz de cambiar las viejas costumbres por nuevas armas, sin renunciar a su tradición.

Además, ha demostrado que el comportamiento es clave para defender la camiseta del combinado nacional. Así, una de sus medidas fue la de imponer un nuevo código de ética de su equipo, pidiendo a los jugadores que dieran ejemplo con sus declaraciones y sus comportamientos. De Rossi y Balotelli ya han probado los castigos del seleccionador, al igual que Osvaldo, que se perdió la Confederaciones por criticar a su entrenador en la Roma, su club por aquel entonces.

Sin embargo, al mismo tiempo, el seleccionador, que alterna el jugar con cuatro o tres defensas, ha logrado cultivar el talento de los llamados jugadores "difíciles" y ha expresado en repetidas ocasiones su fe en Balotelli, diciendo que el delantero "necesita amor".

Para acercarles a la gente, también les llevó a una prisión en Florencia y los hizo entrenar en el corazón de Calabria, en el nuevo estadio Rizziconi, construido en tierras confiscadas a la 'Ndrangheta', la mafia calabresa.

 

Noticias relacionadas