Ismael Serrano: "No estamos solos, ni en el amor ni en el desamor ni en la indignación"

Ismael Serrano

Ismael Serrano ofrece un concierto el próximo viernes en el Palacio de Congresos de Salamanca. Hablamos con este cantautor madrileño antes de su nueva visita y a través del título de algunas de las canciones que presenta en su disco 'Todo empieza y todo acaba en ti' nos habla sobre sus novedades, sus letras de amor y desamor, su música reivindicativa y su visión de la sociedad. 

Ismael Serrano regresa a Salamanca con su música. Se vuelven a encontrar cantautor y ciudad dorada que mantienen un bonito idilio desde que este madrileño publicara en 1997 su ‘Atrapados en azul’. Inicia aquí una nueva etapa de su gira con ‘Todo acaba y todo empieza en ti’ y lo hace en lo que considera un marco perfecto para estrenar algunas novedades. “Desde el primer disco casi llevamos visitando Salamanca en cada gira con cada trabajo y en Salamanca vamos a retomar la gira con un formato acústico, diferente a lo que veníamos haciendo y con nuevas canciones, así que con ganas”, nos apunta.

 

'Todo empieza y todo acaba en ti'. ¿De quién hablamos?

 

La canción es una declaración de amor rotunda y contundente que viene decir que cuando uno se enamora tiene que asumir lo que eso conlleva y entregarse en cuerpo y alma. El título del disco trata de ser más extensivo porque hace referencia a que tenemos que ser capaces de asumir la responsabilidad que nos toca en todos los ámbitos de la vida. Tenemos que ser capaces de superar esa resignación con la que asumimos los acontecimientos que nos toca vivir y más en estos tiempos difíciles en los que por estar en un estado de shock creemos que no podemos influir en la realidad. Es una llamada a revelarse contra eso.

 

Presentó este disco en su día como un punto de inflexión en su carrera, ¿contento con el resultado?

 

Es más una intención personal que un hecho en sí. Desde el punto de vista musical sí es un disco rupturista respecto a los anteriores con nuevas aportaciones, con una carga más eléctrica, con más sonoridad. Pero más allá de eso es que uno con cada disco trata de dar un vuelta de tuerca, incorporar nuevas cosas y estar en permanente búsqueda. Es natural tener la ambición de querer aportar algo nuevo en cada trabajo y en ese sentido estoy satisfecho.

 

'Por fin te encontré', 'Te odio'... canciones de amor y también de desamor pero incluso en este caso parece querer poner un punto optimista. 

 

Cuando uno le canta al desamor trata de respetar un poco la belleza del fracaso. Uno levanta la mirada y trata de entender que cuanto menos estuvo vivo, que no es poco. Constatar que se vivió con intensidad las cosas está bien. Se retrata una realidad difícil, en lo personal y en lo colectivo, y hay un empeño por levantar la mirada y ver que no todo se ha perdido.

 

Canta ‘Habrá que someter a referendum’, ¿hay mucho hoy por hoy que debería pasar por la consulta popular?

 

Creo que sí porque se están tomando decisiones de espaldas a los ciudadanos, se les está engañando. Creo que una de las cosas que está revelando esta crisis es el déficit democrático del sistema en que vivimos. Cada vez se toman más decisiones políticas que tienen que ver con la economía y que afectan al ciudadano diariamente y que no han sido sometidas al escrutinio en ningún momento. Es más, se les ha engañado porque en las elecciones se dijo que se iban a tomar medidas en la dirección contraria. Se podría hablar de fraude y es normal que el ciudadano se sienta defraudado porque le han engañado. No estaría de más que se le preguntara que decisiones se deben tomar porque competen a su futuro. Estamos pagando un déficit que no hemos producido.

 

‘Mañana porteña en Madrid’ habla de las esperanzas de un argentino en nuestra capital. Quizás en su próximo disco tenga que hablar de un madrileño obligado a buscarse el presente y el futuro en otra ciudad del mundo.

 

Totalmente. Esa canción ha perdido vigencia porque ahora es a nosotros a los que nos toca salir y quizá esto nos haga entender que las corrientes migratorias son inherentes al ser humano y también a entender debemos recibir a la gente con el mismo afecto o la misma atención con la que nos gustaría que nos recibieran ahora. Así es, es terrible que hay una generación a la que estamos condenando al olvido o al exilio en el mejor de los casos en busca de un futuro mejor que aquí se les ha negado.

 

‘Mientras tú llegas’, ¿qué estamos esperando?

 

Quizás no debería ser tanto esperar o cuanto menos debería ser una espera activa, no esperar resignados a que alguien nos venga a solucionar las cosas sino que nosotros tenemos que ser parte activa en ese cambio. Quizás se trata de esperar simplemente que tomemos conciencia de eso, de que no estamos sólos en el cuestionamiento de la realidad, en la búsqueda de un futuro mejor porque quizás hemos perdido capacidad no tanto para influir en lo que pasa pero sí para poner en común ciertas cosas. Vivimos en una sociedad atomizada y sobre todo asustada, que viviendo en la precariedad, no es capaz de establecer vínculos para creer que se tiene capacidad para tener más poder.

 

Gente activa y no 'Luces errantes', ¿es lo que espera en su encuentro con el público en el Palacio de Congresos de Salamanca?

 

Se propone un espacio de encuentro, un espacio de reflexión que no es poco. La música es un punto de encuentro para poner en común todas estas cosas. Entender que no estamos solos, una veces en los sentimientos de amor y desamor, pero también en el sentimiento de indignación.

 

‘Yo era un tipo solitario’… ¿Hay que dejar de serlo?

Efectivamente, no hay que tardar en echr en falta al vecino.