Isco y Modric rinden al Bernabéu

Los dos lideran junto a Cristiano la goleada ante el Athletic (3-1) de un equipo que continúa lejos de un fútbol atractivo pero se muestra efectivo. 



 

FICHA TÉCNICA

 

3 REAL MADRID: Diego López; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo (Carvajal, min.86); Khedira (Casemiro, min.70), Modric; Di María, Cristiano Ronaldo, Isco; y Benzema (Jesé, min.73).

 

1 ATHLETIC CLUB: Herrerín; Iraola, Laporte, Gurpegi; Balenziaga; Susaeta, Mikel Rico (Erik Morán, min.46), Iturraspe (De Marcos, min.46), Muniain (Ibai Gómez, min.65), Beñat y Aduriz.

 

GOLES

 

1-0, minuto 26. Isco

2-0, minuto 45. Cristiano Ronaldo.

3-0, minuto 72. Isco.

3-1, minuto 79. Ibai Gómez.

 

ÁRBITRO: Clos Gómez (C.Aragonés). Amonestó a Khedira (min.26), por el Real Madrid, y a Gurpegi (min.21), Beñat (min.67), por el Athletic.

 

ESTADIO: Santiago Bernabéu.



 

El Real Madrid sumó su tercera victoria consecutiva en la Liga BBVA tras derrotar de forma clara (3-1) a un tibio Athletic Club de Bilbao, en lo que supuso el estreno goleador en el campeonato de Cristiano Ronaldo en un equipo que continúa lejos del buen fútbol que se presupone con la llegada al banquillo de Carlo Ancelotti.

 

El equipo blanco no ofreció un partido excesivamente atractivo en un mediodía que volvió a atraer mucho público al Santiago Bernabéu. Enganchado a Isco, aliado con el gol en este inicio de campaña, y a Cristiano Ronaldo, más el esfuerzo de un Luka Modric, diametralmente opuesto al del año pasado, superó a un rival resquebrajado por el tanto del malagueño y que fue demasiado cándido.

 

Ancelotti sentó de inicio a Mesut Ozil y dio la terna en el medio a Sami Khedira y Modric, mientras que Valverde hizo lo propio con Ander Herrera, pretendido por el Manchester United, y con Óscar de Marcos, adelantando a Beñat a la mediapunta y situando en el once titular al recién llegado Mikel Rico. El Athletic, bien colocado y sin renunciar al balón, desactivó el juego ofensivo local, y ni Cristiano ni Isco, podían recibir balones donde hacer peligro.

 

Sin embargo, a ninguno de estos dos jugadores les hace falta entrar demasiado en juego para demostrar su calidad y en cuanto tuvieron la oportunidad hicieron daño a los rojiblancos. El de Madeira puso a prueba a Herrerín y minutos después una combinación iniciada por el luso y el andaluz acabó con un gran pase de Benzema al '23' blanco, que este no perdonó para tranquilizar al Santiago Bernabéu.

 

El gol aumentó el peligro local en los metros finales, mientras que dejó algo 'tocado' a un Athletic que tuvo la mejor ocasión en un balón parada de Beñat, muy protestado por los visitantes que consideraban que había sido provocado por una mano de Khedira cuando el alemán estaba en la barrera a un lanzamiento anterior del ex bético. De todos modos, el equipo vasco ya no maniobraba con tanta facilidad y le costaba pisar el área de Diego López y contener las llegadas rivales al suyo.

 

Además, el conjunto de Valverde recibió un duro golpe cuando el partido se prestaba a poner camino a los vestuarios. Una falta bien ejecutada por Ángel di María, a buen nivel pese a la inminente llegada de Gareth Bale, la cabeceó Cristiano Ronaldo, que se volvió a aliar con el mediodía para cerrar su sequía goleadora y demostrar que el Athletic, algo indolente en la jugada que ponía fin al primer acto, es una de sus víctimas favoritas.

 

SENTENCIA A LA CONTRA 

 

El técnico extremeño reacción en la reanudación, retirando a su pareja de mediocentros para meter al joven Erik Morán y al polivalente Óscar de Marcos, retrasando a Beñat, mientras que el Real Madrid continuó sin controlar el juego, pero mantenía la amenaza de su letal contragolpe. Iraola tuvo una buena ocasión para recortar distancias, aunque disparó flojo ante Diego López y Benzema no llegó a un balón que le dejaba solo ante Herrerín, lo que provocó el enfado del público con el francés.

 

Los minutos fueron pasando y el choque seguía 'adormecido'. Los de Carlo Ancelotti, apoyados en el estajanovista trabajo de Modric, aguantaban sin excesivos problemas a su rival, esperando que este se abriese definitivamente para sentenciarle al contragolpe. La lógica se impuso, nuevamente ejecutada por el inspirado Isco, que no desaprovechó otro buen pase de un Benzema que despierta pese a todo una enorme división de opiniones.

 

A partir de ahí, el Real Madrid, con Jesé en el campo, pudo aumentar la renta, aunque Herrerín, que evitó que Cristiano Ronaldo ampliase más su cuenta goleadora y fue de los mejores de los suyos, lo evitó. Ibai Gómez puso algo de emoción en los minutos finales, pero los locales los superaron sin excesivos agobios



 

Noticias relacionadas