Investigan la muerte de otro hombre en Cataluña tras ser esposado porque pegó a su pareja

El mismo miércoles murió un hombre al que los Mossos quitaron las esposas al verle indispuesto.

Los Mossos d'Esquadra investigan la muerte de un hombre que perdió la conciencia tras ser esposado por los agentes después de agredir gravemente a su pareja en un piso de Salou (Tarragona), ha informado este jueves la policía catalana.


Sobre las 22 horas del miércoles, los Mossos recibieron el aviso de que una mujer estaba pidiendo auxilio, y los agentes se desplazaron al piso, donde encontraron a la víctima con heridas de gravedad y a un hombre --que resultó ser su pareja-- golpeándola.

Los agentes intervinieron para separarlos, y en esta maniobra el hombre se mantuvo "muy violento" y golpeó a los agentes que lo intentaban reducir para esposarlo.

Un tiempo después de estar esposado, el hombre perdió la conciencia, motivo por el que los agentes y efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) iniciaron maniobras de reanimación, pero el hombre murió.

La mujer fue atendida por el SEM a consecuencia de las heridas que presentaba y trasladada a un centro hospitalario.

El director general de la Policía, Manel Prat, ha ordenado la apertura de una información reservada sobre los hechos que instruirá la División de Asuntos Internos de los Mossos, y el juez ha decretado el secreto de actuaciones.

Otro hombre murió también el miércoles, por la noche en las inmediaciones de Plaça Molina de Barcelona, tras ser esposado por los Mossos d'Esquadra, quienes, al comprobar que no se encontraba bien, le liberaron e intentaron reanimarle sin éxito.