Interior aboga por extender los sistemas inteligentes de control y gestión del tráfico a todas las vías rápidas

El subsecretario del Ministerio del Interior, Luis Aguilera, ha asegurado que uno de los "objetivos específicos" del Gobierno para la actual legislatura es "extender paulatinamente la implantación" de sistemas inteligentes de control y gestión del tráfico, como cámaras, sensores y paneles de información, a "toda la red de vías de alta capacidad".
MADRID, 11 (EUROPA PRESS)



Durante la inauguración del Congreso Internacional de Gestión de Movilidad organizado por la Asociación Española de la Carretera (AEC) en Madrid, ha apuntado que en la "actual coyuntura" económica, que "no siempre permite" abordar la construcción de nuevas infraestructuras o la reparación de las existentes, los sistemas inteligentes de control de tráfico son una manera "eficiente" de continuar reduciendo los accidentes por su "elevada relación coste-beneficio".

El despliegue de esta red de sistemas inteligentes de control del tráfico, capaces de detectar el estado de la circulación en cada tramo y de modular la velocidad del tráfico mediante paneles variables, fue precisamente una de las condiciones que la directora de Tráfico, María Seguí, puso en su comparecencia en el Congreso a la posibilidad de subir la velocidad a 130 km/h en algunos tramos de autopista dependiendo de las circunstancias de tráfico y meteorológicas.

No obstante, la gestión de la velocidad no es la única posibilidad que ofrecen estas nuevas tecnologías que el Gobierno planea extender a todas las vías rápidas. En abril, el Ejecutivo aprobó un Real Decreto que transponía a España la directiva sobre Sistemas Inteligentes de Transporte (SIT), que introduce entre otras novedades la obligatoriedad de que a partir de 2015 todos los vehículos de nueva fabricación lleven un sistema de 'e-call'.

Con este sistema, en caso de accidente, se dispara una alarma automática que a través de la telefonía móvil informa a los servicios de emergencia los datos y localización del vehículo, para acelerar la respuesta de estos servicios y mejorar las posibilidades de supervivencia de las posibles víctimas.

Otro sistemas que permiten las nuevas tecnologías es la comunicación de los centros de gestión de Tráfico con las propios vehículos. En este sentido, el subsecretario de Interior ha señalado que otro de los campos en los que se va a trabajar en los próximos años es en promover que la información de la DGT sobre el estado de la circulación llegue a los propios navegadores de los conductores.

Asimismo, Aguilera ha indicado la intención del Ministerio de Interior es "promover y facilitar la instalación de estas herramientas por parte de los ayuntamientos, proporcionando soporte técnico" desde la Dirección General de Tráfico (DGT) para que también en los cascos urbanos se automatice la gestión del tráfico.

900 CÁMARAS EN MADRID

Un modelo de este tipo de gestión es el Ayuntamiento de Madrid, que, según ha explicado el director general de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Rubio, cuenta con una red de 450 kilómetros de fibra óptica a la que estén conectados alrededor de 7.000 sensores de control, 900 cámaras urbanas, 25 cámaras de acceso a las zonas de prioridad residencial, así como las cámaras de control de fase roja en los semáforos.

Para Rubio, este despliegue permite a una ciudad como Madrid, "últimamente sometida a un estrés en su movilidad extraordinaria", con días en los que "ha habido 60 o 70 manifestaciones", en los que ha habido que desviar hasta 50 líneas de autobuses, "conducir el tráfico prácticamente en tiempo real" para evitar grandes problemas de circulación.

Por su parte, el presidente de la AEC, Miguel María Muñoz, ha destacado la posición de "liderazgo" que tienen en el mundo las empresas españolas dedicadas a este tipo de tecnologías, que han destacado por su "capacidad de innovación" y ha señalado que hay que dejar de "concebir la carretera como una simple cinta de asfalto".