Inma Cuesta arremete contra los abusos del Photoshop: "Verte y no reconocerte"

Si de algo conocemos a Inma Cuesta, además de por su largo currículum en el cine, es también por su impresionante figura y sus curvas, esas que parece que no duda en ocultar cada vez que ha lucido por alguna alfombra roja.

Si de algo conocemos a Inma Cuesta, además de por su largo currículum en el cine, es también por su impresionante figura y sus curvas, esas que parece que no duda en ocultar cada vez que ha lucido por alguna alfombra roja. Como por ejemplo en la clausura del Festival de San Sebastián donde no dudó en mostrarnos pierna con su increíble look.

 

Morena de pelo y de piel, la protagonista de 3 bodas de más siempre ha destacado por ser una mujer muy sensual a la vez que podemos presumir de tener una belleza entre nuestras actrices como ella. Sin embargo, a la actriz no le ha gustado que alguien haya exagerado y retocado hasta la exageración su figura con el temido, odiado y a la vez querido Photoshop.

 

En la portada del Dominical de El Periódico de Cataluña aparece la actriz de 35 años demasiado retocada como bien ha denunciado ella misma a través de su cuenta de Instagram. Sin arrugas, muy delgada, con un cuello de fino, casi de muñeca, de esta guisa aparece Inma Cuesta. Algo que ha hecho que pusiese el grito en el cielo.

 

 "Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal.

 

Imagino que era necesario resaltar el azul cobalto del vestido, quitar algunos pliegues del mismo y subir los niveles de luz para hacer brillar más mi piel, pero no entiendo la necesidad de retocar mi cuerpo hasta dejarme casi en la mitad de lo que soy, alisar mi piel y alargar mi cuello hasta convertirme casi en una muñeca sin expresión.

 

No es la primera vez que pasa, pero esto sobrepasa los límites de la realidad y me avergüenza", son algunas de las palabras que podemos leer en el mensaje de la fotografía en la que se compara a la Inma Cuesta retocada y la natural.