Ingenieros de Montes advierten de las "desastrosas" consecuencias que supondría una desamortización de montes públicos

El Colegio de Ingenieros de Montes advierte de las "desastrosas" consecuencias que tendría sobre la naturaleza y la sociedad realizar una "nueva" desamortización de montes públicos, como la que se efectuó en el siglo XIX, de la que señalan que España aún no se ha recuperado.
MADRID, 4 (EUROPA PRESS)



Los ingenieros destacan que los montes públicos, sobre todo los pertenecientes al Catálogo de Utilidad Pública son "parte sustancial" de la naturaleza y representan uno de los pilares clave para su conservación en España. Además, subrayan que estos espacios son "activos naturales estratégicos" para la política forestal y garantizan y materializan el derecho de todos los españoles a disfrutar del medio ambiente, según recoge el artículo 45 de la Constitución Española.

En este contexto, el Colegio profesional recuerda que las desamortizaciones o enajenaciones que se practicaron sobre los bosques públicos en el siglo XIX tuvieron "desastrosas consecuencias" para la naturaleza y asegura que "aún hoy" no se han logrado reparar.

En aquella ocasión, según señala, se destruyeron cinco millones de hectáreas de capital natural, con los servicios de sus ecosistemas. Además, esto provocó un "notable desasosiego social", ya que se desencadenó una "intensa" deforestación; la destrucción de hábitat valiosos; la erosión de los suelos; las inundaciones catastróficas; se incrementó la riqueza de los especuladores y no se resolvió la liquidez que entonces buscaba la Hacienda pública. Al contrario, aseguran que más bien se incrementaron sus costes y los problemas ambientales del país.

Por este motivo, consideran que regresar a "los fracasados e irresponsables métodos desamortizadores del pasado" para resolver parte de las "penurias de la caja pública", no es la solución que los españoles esperan.

A su juicio, la crisis y el déficit público no se resuelven enajenando los montes de utilidad pública, auténticos monumentos de la naturaleza y que contribuyen al bienestar económico y social de los españoles, algo que se visualiza en su papel de mantener la calidad del aire, el agua, el suelo, el paisaje, evitar las avenidas, proteger las infraestructuras.

Concretamente, los ingenieros valoran los servicios de los ecosistemas forestales en 17.000 millones de euros anuales, es decir que generan 650 euros por hectárea en agua, sumideros de carbono, biodiversidad, paisaje y recreo, lo que supone una "elevada rentabilidad económica y social".

Finalmente, subrayan que los montes y sus ecosistemas representan un legado que "con mucho esfuerzo" han transmitido los antepasados para que sean disfrutados responsablemente por la generación actual y futuras.

"Nadie vendería nuestro patrimonio histórico-artístico", concluyen, por lo que apelan a la "sensatez, prudencia y visión estratégica de los legisladores y dirigentes políticos en la toma de decisiones en temas tan trascendentales para el país como los montes públicos".