Imputado un hombre como presunto autor de varios incendios en viviendas Fuente el Sauz

Los incendios se iniciaban a altas horas de la noche, en días aleatorios y viviendas elegidas al azar. El imputado es un hombre de 66 años, A.G.G., natural de dicha localidad, quien utilizaba artefactos caseros para provocarlos.

El pasado día 0, se procedió a la imputación de A.G.G., de 66 años de edad y natural de Fuente el Sauz (Ávila), por la presunta comisión de un delito de daños por incendio.


Dicha imputación se llevó a efecto tras ser realizadas gestiones para el esclarecimiento de varias denuncias recibidas y motivadas por numerosos daños materiales ocasionados por incendios intencionados en viviendas de la localidad abulense anteriormente citada.


La investigación se llevó a efecto por componentes del Puesto de la Guardia Civil de Fontiveros (Ávila) y el Equipo Roca Ávila, donde cabe destacar la implicación total de los efectivos actuantes que, realizando largos servicios nocturnos de patrulla, de vigilancia y apostaderos, recopilando datos, recogiendo indicios e investigando de manera incansable, han conseguido llevar a cabo la difícil tarea de dar con el presunto autor material de los hechos.


Los incendios se iniciaban a altas horas de la noche, en días aleatorios y viviendas elegidas al azar.


Las pesquisas culminaron la madrugada del pasado día 28 de abril, cuando, por la noche, había sido establecido un dispositivo especial de vigilancia en la localidad donde se producían los incendios. El despliegue estaba compuesto por efectivos del Puesto de la Guardia Civil de Fontiveros quienes descubrieron de manera flagrante al presunto autor abandonando el lugar en el que acababa de producirse otro incendio intencionado. El mismo, al verse sorprendido por la Guardia Civil, lejos de colaborar con los agentes, se introdujo rápidamente en su domicilio, haciendo caso omiso a los guardias civiles.


La “firma” del presunto autor era la utilización de artefactos incendiarios caseros, en los que era manipulado un recipiente que contenía grasa animal, a modo de acelerante. El propósito final era el de causar el mayor daño posible en las viviendas afectadas, ya que la grasa se adhería a la superficie a quemar adquiriendo muy elevadas temperaturas durante varios minutos.