Importante incidencia en Castilla y LeĂłn del Plan Nacional e Integral de Turismo

Persigue, entre otras cosas, poner en valor y potenciar el turismo cultural, de naturaleza y enogastronĂłmico

MaĂąana jueves, 27 de septiembre, es el DĂ­a Mundial del Turismo, y, por decisiĂłn de la OrganizaciĂłn Mundial del Turismo (OMT), la celebraciĂłn tendrĂĄ lugar en la isla espaĂąola de Gran Canaria, en un aĂąo en el que el Consejo de Ministros ha aprobado el Plan Nacional e Integral de Turismo para el periodo 2012-2016, con el objetivo de impulsar la competitividad de las empresas y los destinos turĂ­sticos y contribuir a la generaciĂłn de empleo, riqueza y bienestar para los ciudadanos.

El turismo es en EspaĂąa un importante activo para la creaciĂłn de empleo y riqueza, que se estĂĄ comportando con dinamismo incluso en los tiempos de crisis y cuenta con una gran capacidad de arrastre de otros sectores productivos; y, en Castilla y LeĂłn, como comunidad autĂłnoma que ocupa una posiciĂłn de liderazgo, el turismo como actividad econĂłmica representa el 10,2% del Producto Interior Bruto (PIB).

Plan Nacional e Integral de Turismo
La puesta en marcha del Plan Nacional e Integral de Turismo para de la consideraciĂłn del sector por parte del Gobierno de un eje estratĂŠgico para la recuperaciĂłn econĂłmica, y, por ello desde el inicio de la legislatura desarrolla una polĂ­tica turĂ­stica basa en el apoyo al sector, para consolidar la posiciĂłn de liderazgo que en esta actividad tiene EspaĂąa.

Este Plan, el primero sectorial que ha aprobado el Gobierno, se estructura en 28 medidas, con 104 acciones, en respuesta a las principales inquietudes y necesidades manifestadas por el sector, con los siguientes objetivos fundamentales.

• Mejorar la posición de la marca España en mercados consolidados e incrementar su notoriedad en los mercados no tradicionales
• Impulsar la unidad de mercado, y, para ello, el Gobierno va a liderar un proceso de unificación de armonización de la normativa turística, ya que en el mapa de la regulación turística España conviven un gran abanico de normas que provocan una gran dispersión en la regulación del sector; en esta línea, el Plan prevé homogeneizar la clasificación de los establecimientos hoteleros, alojamientos de turismo rural y camping, ya que la actual diversidad plantea inconvenientes tanto para los turistas como para los empresarios de estos sectores.

A la vez, el Plan establece nuevas lĂ­neas de crĂŠdito para las empresas turĂ­sticas y en especial para las pequeĂąas y medidas, asĂ­ como la creaciĂłn de una especĂ­fica, en condiciones mĂĄs favorables que las del mercado, para jĂłvenes emprendedores, como colectivo con mayor potencial para introducir la innovaciĂłn en el sector.

El Plan del Gobierno, que cuenta para su desarrollo con un presupuesto de 438 millones en 2012, la misma cantidad en 2013, y 460 y 480 millones, para los aĂąos 2014 y 2015, respectivamente, contempla, por primera vez, la realizaciĂłn de una campaĂąa dirigida al turista espaĂąol, para que disfrute de sus vacaciones en EspaĂąa, que arrancĂł el pasado verano y continuarĂĄ coincidiendo con periodos vacacionales tradicionales.

Incidencia del Plan en Castilla y LeĂłn
El Plan Nacional aprobado por el Gobierno tiene especial incidencia en Castilla y LeĂłn, toda vez que persigue poner en valor y potenciar el turismo cultural, de naturaleza y enogastronĂłmico, elementos con los que cuenta sobradamente la Comunidad.

En relaciĂłn con el patrimonio cultural, el Plan establece acciones como el impulso de la promociĂłn con Paradores, que cuenta en Castilla y LeĂłn con catorce establecimientos, promociĂłn de la oferta de Museos de EspaĂąa, asĂ­ como la puesta en marcha un Plan de IntegraciĂłn de la Oferta Cultural; asimismo, prevĂŠ la colaboraciĂłn con la FederaciĂłn EspaĂąola de Municipios y Provincias (FEMP) para que los ayuntamientos adopten formatos similares en sus portales en Internet y en las tarjetas de la ciudad (city cards).

En lo que se refiere al patrimonio natural, contempla acciones para la creaciĂłn de un producto turĂ­stico de naturaleza basado en la selecciĂłn de los mejores espacios protegidos y de las empresas mejor preparadas, y el impulso del uso turĂ­stico de los caminos naturales, itinerarios no motorizados y vĂ­as verdes.

Para el aprovechamiento del patrimonio gastronĂłmico y enolĂłgico, define estrategias conjuntas de internacionalizaciĂłn (a travĂŠs del ICEX EspaĂąa ExportaciĂłn e Inversiones, del Ministerio de EconomĂ­a y Competitividad) de este sector turĂ­stico con otros sectores relacionados, el agroalimentario y el vinĂ­cola.

Actualmente, la AdministraciĂłn General del Estado participa en Castilla y LeĂłn en el desarrollo y financiaciĂłn de tres planes de dinamizaciĂłn y de competitividad turĂ­stica que son un instrumento bĂĄsico para el desarrollo turĂ­stico y para promover el trabajo conjunto de todas las administraciones y los empresarios del sector:

• Ruta del Vino de la Ribera del Duero, para potenciar el turismo enológico
• Ruta de las Cuatro Villas de Amaya (Burgos), para impulsar el turismo familiar.
• Plan de Sierra de Gredos y Valle de Iruelas (Ávila) basado en el desarrollo del turismo activo y de naturaleza.