Implantes de mama: ¿Qué debemos saber?

Guía rápida para resolver las preguntas que se han vuelto más frecuentes. 

Pasar por el quirófano con un objetivo estético es en la actualidad una opción que meditan muchas mujeres y, aunque es una opción clara para otras tantas, dar el paso requiere siempre una decisión informada.

 

La doctora Teresa García, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica La Luz de Madrid ha respondido a algunas de las cuestiones más frecuentes y básicas sobre los implantes de mama con fines cosméticos.

 

¿Cuáles son los motivos más importantes para pasar por quirófano?

 

Las motivaciones dividen a las mujeres que desean un implante de mama en dos grandes grupos: un 60% de las mujeres son jóvenes que tras el fin de la pubertad tienen un volumen de senos pequeño o con una forma anómala y desean la cirugía. Un segundo gran grupo lo constituyen las mujeres que tras ser madres y optar por la lactancia materna su pecho ha perdido volumen y está más caído y ello tiene repercusiones en su vida personal y desean una mejora física.

 

¿Qué deben tener en cuenta las mujeres que se plantean la operación?

 

Entre las consideraciones previas que deben plantearse las mujeres antes de pasar por el quirófano se encuentra la seguridad de que la intervención va a cumplir con el deseo que les ha llevado a tomar la decisión. Es clave que la decisión haya sido personal y no exista una tercera persona que las presione para realizar la operación. Además, es muy importante que tengan toda la información sobre la cirugía y para ello es conveniente que acudan a un cirujano con experiencia en este campo que pueda ofrecerles toda la información sobre la cirugía, el postoperatorio y las posibles complicaciones.

 

¿Cómo se colocan los implantes?

 

En cuanto a dónde se situará el implante, éstos pueden colocarse debajo del músculo pectoral, debajo de la glándula mamaria o debajo de la denominada fascia mamaria, una capa que envuelve el músculo y que puede separarse de él, que se sitúa entre el músculo y la glándula mamaria (posición subfascial).

 

¿Qué tipo de incisiones se realizan?

 

En términos generales las incisiones que se realizan para introducir la prótesis mamaria pueden ser de tres tipos: submamarias, en la areola o en la axila. Según señala García, la más segura desde su práctica quirúrgica es la incisión submamaria. En este caso no se toca la glándula mamaria, el sangrado durante la operación es más controlable y disminuyen los riesgos de contaminación durante la operación además, al no intervenir sobre la areola, se evitan los pequeños cambios asociados a la sensibilidad del pezón.

 

¿Cuáles son las principales complicaciones asociadas a la cirugía?

 

Con la técnica submamaria García explica que disminuyen los riesgos de las que se consideran las principales complicaciones tras la operación: el hematoma postoperatorio y la infección. El menor riesgo de contaminación durante este tipo de operaciones también disminuye los riesgos de contractura capsular, otra de las complicaciones asociadas a los implantes.

 

En la contractura capsular, que puede producirse seis meses o incluso un año tras la operación, se produce un endurecimiento y engrosamiento de la fina película que se forma alrededor del implante. El proceso puede tener su origen en una infección derivada de una contaminación de los tejidos ocurrida a lo largo de la cirugía para colocar los implantes.

 

¿Qué características tienen los implantes de última generación?

 

Los implantes de gel de silicona de última generación tienen una superficie rugosa que disminuye el peligro de encapsulamiento y están rellenos de un gel cohesivo más denso que impide que si existe rotura el relleno migre a otras zonas del cuerpo.

 

¿Cómo son los cuidados postoperatorios?

 

Los principales cuidados tras la intervención incluyen:

 

* Se toman analgésicos y antibióticos durante una semana.


* No se requieren cuidados locales ya que los puntos se realizan por dentro, únicamente se proporciona a la paciente tiritas de papel para colocar sobre la cicatriz para proteger la zona.


* Utilizar un sujetador deportivo durante las 24 horas en los primeros 15 días y en la siguiente quincena utilizarlo sólo durante el día.


* Se deben evitar los esfuerzos con los brazos y no conducir durante el primer mes.

 

* Dormir bocarriba durante al menos un mes.


* No se pueden emplear sujetadores con aros los primeros 3 meses.


* Evitar tomar el sol con el pecho al desnudo pues se interfiere con el proceso de cicatrización.

 

MITOS Y FALSAS CREENCIAS

 

Preguntada la doctora Teresa García sobre cuatro de las cuestiones que han generado más mitos y falsas creencias sobre las intervenciones de prótesis de mama:

 

* Apariencia y tacto: las prótesis actuales consiguen resultados muy parecidos a los de la mama normal, aunque aún intervienen aspectos como la complexión física de la paciente y la necesidad de adaptar los gustos personales a los condicionantes físicos.

 

* Lactanciano existe incompatibilidad entre la operación cosmética de las mamas y dar el pecho. Sin embargo, García señala que si la operación se realiza a través de las areolas existe un mayor riesgo de que se presenten quistes por retención debido a que en estos casos se puede eliminar algún conducto galactóforo, aquellos implicados en el transporte de la leche materna.

 

* Viajes en avión: en el caso de los implantes con gel de silicona no existen problemas de ningún tipo en este sentido, apunta la doctora, que señala que de existir algún incidente sería algún fallo en las válvulas de las prótesis hinchables de suero salino pero sin ningún peligro para la salud dada la naturaleza inocua de este componente.

 

* Riesgo de cáncer de mamano se han descubierto asociaciones entre los implantes mamarios y el mayor riesgo de padecer cáncer de mama y la existencia de una prótesis mamaria tampoco interfiere en el posible diagnóstico precoz de este tipo de cáncer.