¿Imaginas el Everest sin nieve? Podría suceder

Everest

Si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando, los glaciares en la región del Everest podrían experimentar un cambio dramático en las décadas por venir.

Así se desprende de un estudio elaborado por un equipo de investigadores en Nepal, Francia y los Países Bajos y que se ha publicado en la revista de la Unión Europea de Geociencias (EGU).

 

En esta investigación, los científicos han encontrado que los glaciares del Everest podría ser muy sensibles al calentamiento futuro, y que la pérdida de hielo en glaciales puede ser constante a través del siglo XXI. "La señal del cambio futuro en la región es clara. Posiblemente, la pérdida de masa acelerada de los glaciares de debe al aumento previsto de las temperaturas", ha apuntado Joseph Shea, un hidrólogo glaciar en el Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas (ICIMOD), y líder del estudio.

 

El modelo de glaciar utilizado por Shea y su equipo muestra que el volumen de los glaciares podría reducirse entre un 70 y un 99 por ciento en 2100. Los resultados dependen de si la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando, y de cómo esto afectará la temperatura , nevadas y precipitaciones en la zona.

 

"Nuestros resultados indican que estos glaciares pueden ser muy sensibles a los cambios de temperatura, y que los aumentos en las precipitaciones no son suficientes para compensar el aumento de la fusión", ha apuntado Shea.

 

Para los expertos, el aumento de las temperaturas no sólo aumentaría las tasas de la nieve y el derretimiento del hielo, si no que también puede resultar en un cambio de la precipitación de la nieve a la lluvia en las elevaciones más críticas, donde se concentran los glaciares. Juntos, estos actúan para reducir el crecimiento del glaciar y aumentar el área expuesta a derretirse.

 

Los glaciares de alta montaña de Asia, una región que incluye el Himalaya, contienen el mayor volumen de hielo fuera de las regiones polares. El equipo estudió los glaciares en la cuenca del Dudh Kosi en el Himalaya de Nepal, que es el hogar de algunos de los picos más altos del mundo, incluyendo el Monte Everest, así como más de 400 kilómetros cuadrados de superficie glaciar.

 

AFECTARÍA A LA DISPONIBILIDAD DEL AGUA

 

"Aparte de la importancia de la región, los glaciares de la cuenca del Dudh Kosi contribuyen al caudal del río Kosi con el agua de deshielo y los cambios de los glaciares afectarán a cómo fluye este río aguas abajo", ha indicado el autor.

 

Así, los cambios en el volumen de los glaciares pueden afectar la disponibilidad de agua, con consecuencias para la agricultura y la generación de energía hidroeléctrica. Del mismo modo, el aumento inicial de la fusión de los glaciares aumentaría los flujos de agua, con mayor impacto para las poblaciones locales antes del monzón, cuando las precipitaciones son escasas.

 

Esta reducción de los glaciares también puede resultar en la formación y crecimiento de los lagos. Los expertos advierten de que las avalanchas y terremotos pueden romper los diques, causando inundaciones catastróficas que pueden resultar en un río que fluye con 100 veces más caudal de lo normal.

 

EL TRABAJO

 

Para averiguar cómo van a evolucionar los glaciares de la región en el futuro, el equipo comenzó con observaciones de campo y con los datos de las estaciones meteorológicas locales para calibrar y probar un modelo de cambio glaciar durante los últimos 50 años. "Para examinar la sensibilidad de los glaciares modelados al futuro cambio climático, aplicamos ocho escenarios diferentes de temperatura y precipitación a los datos históricos y rastreamos cómo responderían las áreas glaciares y los volúmenes", ha indicado otro de los autores, Walter Immerzeel, de la Universidad de Utrecht.

 

Parte de la respuesta del glaciar se debe a cambios en el nivel de congelación, la elevación en las temperaturas medias mensuales son de 0ºC. "El nivel de congelación varía actualmente entre 3.200 metros en enero y 5.500 metros en agosto. En base a las mediciones históricas de temperatura y proyectado el calor hasta el año 2100, esto podría variar hasta los 800 y 1200 metros, respectivamente", ha apuntado Immerzeel.

 

"Estas cifras no sólo reducirían la acumulación de nieve en los glaciares, sino que también exponen más del 90 por ciento de la superficie helada actual a derretirse en los meses más cálidos", ha apuntado el científico.

 

Los investigadores advierten, sin embargo, de que los resultados publicados en la criosfera deben verse como una primera aproximación a cómo reaccionarán los glaciares del Himalaya al aumento de las temperaturas en la región.