Iglesias y Rivera pierden frescura sin el 'Tío Cuco' y se enzarzan en un bronco cara a cara

Iglesias y Rivera en el cara a cara

El líder de Podemos acusa al de C's de querer ser "filial del PP" y el "nuevo Manos Limpias" y este le reprocha su "intransigencia: "Te sale la cal viva". 

 

Sin la frescura de aquel primer debate en 'El Tío Cuco' y con más agresividad, los líderes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, respectivamente, se han lanzado este domingo duras acusaciones durante el bronco 'cara a cara' que han protagonizado en el programa 'Salvados' de La Sexta, en el que el candidato a La Moncloa del partido naranja ha reprochado al de la coalición Unidos Podemos su "intransigencia" y "demagogia. "Te sale la cal viva", ha espetado a Iglesias, quien ha acusado a Rivera de tener como única aspiración convertirse en "una filial del PP" y en el nuevo "Manos Limpias".

 

Se trata de la segunda vez que Iglesias y Rivera se enfrentan en este espacio televisivo, presentado por Jordi Évole, quien ya reunió a los líderes de los dos partido emergentes el 18 de octubre de 2015, a dos meses de las elecciones de diciembre, si bien en aquella ocasión el debate se desarrolló en un tono más amable y con el bar 'Tío Cuco' de Barcelona como escenario.

 

"No hagas demagogia con la muerte. Me indignas", le ha llegado a decir el líder de Ciudadanos a Iglesias cuando trataban el tema de los refugiados, en uno de los momentos más tensos del debate en La Sexta, en el que, como se esperaba, el líder de Ciudadanos también ha tratado de acorralar al de Podemos con la relación de los dirigentes de este partido con Venezuela.

 

"¿Vosotros queréis ser el nuevo manos limpias?", le ha preguntado Iglesias a Rivera, ante las reiteradas peticiones de éste para que aclarase si tiene intención de ir a Venezuela a explicar ante su Asamblea la supuesta financiación de Podemos de este país. "Algunos creen que hablar de Venezuela les favorece electoralmente", ha apostillado.

 

La responsabilidad sobre la repetición electoral también ha centrado parte del debate. "El PP y tu habéis impedido que se ponga en marcha un gobierno. Los máximos aliados del inmovilismo sois vosotros porque os interesa que siga Mariano Rajoy, es un chollo para Podemos", ha acusado Rivera a Iglesias, quien le ha respondido que el único de interés de Ciudadanos era mantener al PP en el gobierno.

 

Mientras, Iglesias ha dicho que tenderá la mano a los socialistas. Cuando Rivera le ha preguntado si también pactará con fuerzas independentistas, ha contestado que "sin ningún problema", porque no se puede ejercer el "apartheid" sobre "opciones políticas perfectamente legítimas". Para el líder de C's, no tiene sentido "gobernar España con los que quieren romperla", y tampoco formar un ejecutivo de coalición "con nueve o diez partidos".

 

Además, Rivera ha advertido de que una cosa es prometer desde la oposición y otra distinta es gobernar. "Puedes prometer cheques y rentas básicas", pero al llegar al gobierno "te encuentras con unas cuentas, con un agujero de 8.000 millones y con unos contratos vigentes", ha señalado.

 

A su juicio, no se puede "vender humo" a los españoles, y Ciudadanos prefiere reconocer antes de las elecciones que "en la primera parte de la legislatura no se van a bajar los impuestos". Iglesias ha admitido que una vez en el poder se corre el riesgo de "decepcionar" a los ciudadanos y caer en "contradicciones", pero ha destacado que su partido ha demostrado en los llamados 'ayuntamientos del cambio' que "hay muchas cosas que se pueden hacer".

 

COMUNISMO

 

Al hablar del modelo económico que defiende cada uno, Rivera ha afirmado que "no hay ningún problema" en que Unidos Podemos tenga un partido (Izquierda Unida) que "se define como comunista". Para el líder del partido morado, afirmaciones como esta en el año 2016, "a la gente le suenan a chino". "En China hay comunismo", ha saltado Rivera.

 

Los dos candidatos también han mostrado posiciones encontradas respecto a la política fiscal, el control del déficit y el modelo laboral. Al abordar este último tema, el presidente de Ciudadanos ha afirmado que Podemos va a crear "una fábrica de paro", e Iglesias, que le ha preguntado cómo tiene "tanta cara", ha asegurado que con el modelo de C's se reducirán las indemnizaciones por despido. "La cal viva te sale", ha respondido Rivera.

 

También han defendido posturas distintas sobre el modelo educativo y la escuela concertada, aunque han coincidido en defender que aquellos colegios con segregación por sexo no reciban financiación pública. Y hablando de la sanidad pública y de empresarios que han hecho donaciones para financiarla, el candidato de Ciudadanos ha acusado a su interlocutor de haber llamado "criminal" al dueño de Inditex, Amancio Ortega, algo que Iglesias ha negado, acusándole de "difamar a Podemos".

 

DERECHOS HUMANOS Y CONTRATOS DE EMPRESAS PÚBLICAS

 

Por otra parte, Jordi Évole les ha preguntado si desde el Gobierno impedirían que empresas públicas como Renfe o Adif participasen en un proyecto como el AVE a La Meca, que se desarrolla en Arabia Saudí, por la postura de este país respecto a los derechos humanos. "Nosotros sí", ha asegurado el líder de Podemos.

 

En este contexto, Iglesias ha manifestado que, no obstante, ve compatible "proteger los derechos de los trabajadores y buscar contratos con otros países al tiempo que en el comercio de armas se tratan de proteger los derechos humanos".

 

Rivera, por su parte, ha contestado que "si hay un contrato hay que cumplirlo", pero que, tratándose de empresas públicas no le parece correcto que participen en un proyecto como el de la línea de alta velocidad en Arabia Saudí. "No creo que sea lo suyo", ha dicho.

 

Durante el debate, el moderador ha constatado la tensión existente y ha pedido varias veces a los candidatos que se serenasen. Iglesias ha admitido que el tono ha sido "más duro que otras veces", pero ha añadido que ha habido "respeto", mientras que el presidente del partido naranja ha dicho que aunque dos políticos no se lleven bien, eso no debe impedir que esta vez por fin se forme un gobierno.