Iglesias presenta Salamaq con datos erráticos sobre el presupuesto y evasivas sobre la liquidación y el personal

Javier Iglesias, en la rueda de prensa de presentación de Salamaq.

No consigue aclarar qué parte de los 886.100 euros de presupuesto corresponde a feria agropecuaria y exposición de ganado y dice que subirá 20.000 euros cuando el año pasado se presupuestaron 838.000; tampoco sabe qué déficit arrojarán ni cuántas personas trabajan y evita aclarar si la liquidación de 2014 refleja gastos hechos fuera de presupuesto.

El presidente de la Diputación de Salamanca ha presentado esta mañana una nueva edición de Salamaq, la segunda de la feria agropecuaria de septiembre bajo el mandato de La Salina, que se caracteriza por la continuidad con lo conseguido durante décadas por la histórica y desaparecida Agromaq. El año pasado ya fue espejo de la nueva experiencia que Javier Iglesias impuso hacer en solitario, y de nuevo este año las cifras son similares. Y tampoco consigue despejar las dudas sobre si las cuentas oficiales reflejan la realidad de lo que costaron la agropecuaria y la exposición de ganado el año pasado.

 

La ensada de datos ofrecida por el presidente para la presentación ha resultado un tanto errática. Como en la presentación del año pasado, Iglesias anunció la participación de 530 expositores únicos, los mismos que dio en un acto similar, con una superficie ocupada de 46.500 metros cuadrados (por 41.000 anunciados en rueda de prensa el año pasado, cuando se anunció la plena ocupación) y un presupuesto de 886.1000 euros en conjunto, feria y exposición, 20.000 euros más según Iglesias: otro dato que no cuadra porque el año pasado se anunció un presupuesto conjunto de 838.000 euros. Además, tampoco ha sabido decir qué parte corresponde a cada evento cuando siempre se han separado. Curiosamente, y durante su exposición, anunció también que los 203 expositores de la feria eran doce más que el año pasado, pero rápidamente el servicio de prensa corrigió a la baja: son diez más y no doce. Tampoco cuadra la cifra de 282 ganaderos de la nota oficial: el año pasado Iglesias anunció 339 para los mismos 18.000 metros cuadrados de ocupación.

 

 

NADA SOBRE LA LIQUIDACIÓN

 

Al ser preguntado esta mañana sobre si había proporcionado la liquiedación de la feria del año pasado a los grupos de la oposición, Iglesias ha asegurado que estaba a disposición de quien lo pidiera, algo que ha despertado las críticas del diputado de Ganemos, Gabriel de la Mora, presente en la presentación. Pero es que tampoco ha aclarado que incluye esa liquidación. A pregunta de TRIBUNA sobre si la liquidación ofrecida de Salamaq 2014 incluía todos los gastos o si algunos se habían sacado del presupuesto, Iglesias ha respondido que todo lo que se hace de la feria es legal y está autorizado.

 

El presidente tampoco ha sabido responder a preguntas de la prensa sobre el personal que trabaja en la feria y el empleo que genera. "Trabajan muchas personas", es lo que ha dicho, sin concretar cifra alguna.

 

Sin embargo, la Diputación no incluye en esa relación de gastos lo que costaron, por ejemplo, las obras hechas en el recinto ferial para Salamaq, que superaron los 900.000 euros, casi el doble de lo que había estado costando la feria hasta ahora. De igual modo, se hizo un gasto de 38.000 euros para compensar a un grupo de funcionarios y no se sabe si se incluyó. Tampoco se sabe si el dato de gasto ofrecido en su día por Iglesias, 274.000 euros para la feria agropecuaria, corresponde con todos los que se hicieron para este evento o si se cargaron gastos en otras partidas.

 

Tampoco ha sabido aclarar el presidente cuántas personas trabajan para Salamaq, algo que tiene la complicación de que, como el año pasado, el equipo de Gobierno ha hecho una atribución temporal de funciones para que un grupo de 18 funcionarios, a los que se compensará, hagan labores de la feria; en el grupo están muchos trabajadores del núcleo de confianza de Javier Iglesias y se dan casos de trabajadores que cobran por dedicación exclusiva a unas funciones que van a hacer también en la feria.

 
 
 
CIFRAS ECONÓMICAS SIN BASE

 

Al margen del baile de cifras, la feria se mueve por los mismos derroteros que ha hecho en los últimos años y que registró en 2014 en la primera edición de Salamaq. Sin embargo, hay datos que no terminan de cuadrar. El año pasado la Diputación presentó un resultado en el que las dos ferias le habían costado a los contribuyentes unos 300.000 euros; el importante y habitual déficit de la exposición de ganadera (418.000 euros según los datos oficiales) se palió en parte con las cuentas de la feria agropecuaria, que supuestamente arrojó superávit. Pero, en total, y según reconoció Iglesias, el resultado final fue 309.022 euros a pagar por la Diputación, una gestión "magnífica" según dijo. La cifra prevista para este año no se ha calculado y el presidente ha defendido hoy que se hará en su momento.

 

La Diputación se agarra al hecho de que la feria agropecuaria obtuvo superávit, pero la realidad es que nunca ha detallado de manera creíble los ingresos ni los gastos que sostienen esa conclusión. En un primer balance, Iglesias habló de "éxito" pese a que desconocía la recaudación por las tasas cobradas a los expositores y otros conceptos vinculados a los participantes (seguros, suministros, servicios) y tampoco sabía cuánto se había ingresado por las entradas, las dos principales fuentes de financiación y claves para saber si la feria arrojó superávit, como dice la Diputación, o si por contra costó dinero.