ICV duda que los españoles aprobasen los test de nacionalidad para extranjeros

Según el CIS, la mitad de los españoles no conoce a buena parte de los ministros.

 

Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) quiere que el Gobierno aclare la motivación y las características de los 'exámenes' a los que son sometidos en los Registros civiles los extranjeros que optan a la nacionalidad española y para ello, ha registrado una veintena de preguntas en el Congreso que, entre otros asuntos, se interesan por la existencia de materiales didácticos para que los solicitantes puedan prepararse estos test, que, en su opinión, muchos españoles nunca aprobarían.

 

Esta iniciativa parlamentaria, a la que ha tenido acceso Europa Press, responde a las denuncias elevadas por distintos colectivos sobre el cuestionario que se plantea para determinar el grado de integración del extranjero en la sociedad española, con preguntas sobre refranes, gastronomía, bailes populares o nombres de personajes de la política, la cultura o el deporte.

 

"Dicho cuestionario de nacionalidad realiza preguntas sobre geografía, organización del Estado, Historia, cultura general y preguntas personales, algunas de ellas, además de no tener relación alguna con la finalidad del cuestionario, no serían respondidas por una gran parte de la ciudadanía española", resume la formación integrada en la Izquierda Plural, antes de plantear si "existe algún manual de estudio para preparar el examen".

 

En su iniciativa, la diputada de ICV Laia Ortiz exige al Gobierno que concrete cuáles son las preguntas que se plantean, desde cuándo se hace y "en base a qué criterios", así como le pide que aclare si los cuestionarios son los mismos en todos los registros civiles o si, por el contrario, se trata de "una potestad discrecional por parte de los encargados". "¿No es cierto que este criterio no es unánime ni se hace en todos los casos?", plantea en este sentido.  

 

La formación espera explicaciones además, de "por qué no se hacían antes" estas preguntas, cómo se ha venido determinando el 'grado de integración' de los solicitantes hasta ahora y por qué no se les informa de la existencia de esta prueba en la hoja informativa que dan los registros civiles ni en el impreso que cumplimentan para solicitar la nacionalidad.

 

Sobre el test en sí, ICV pregunta "cuántos errores se permiten para superar el cuestionario" y pone en duda que sus contenidos sean los adecuados. "¿Es justo jugarse el acceso a la nacionalidad española en base al conocimiento de un refrán? ¿Qué valor aporta en la determinación del acceso a la nacionalidad española saber quién fue Carrero Blanco, nombrar 5 reyes de España, citar un premio nobel español y conocer tres platos típicos?" plantea la Izquierda Verde catalana.

 

Según la recopilación de cuestionarios realizada por la consultora Legalcity, algunos solicitantes de nacionalidad han tenido que responder además, preguntas sobre el nombre de la esposa de Mariano Rajoy y de los presidentes del Congreso y del Senado, citar tres poetas de la posguerra o del siglo XVIII, explicar en qué consiste la tortilla de patatas, el cocido madrileño y la paella valenciana, facilitar el nombre del 'pulpo Paul' o saber de qué color era la última alfombra de la Gala de los Goya.

 

Desde la plataforma 'testnacionalidad.com', nacida ante la posibilidad de que el Gobierno implante definitivamente exámenes oficiales de este tipo en los registros civiles, recuerdan que en la actualidad no hay una prueba homogénea escrita, sino entrevistas personales cuyo contenido varía en función del registro de que se trate.  

 

Esta plataforma ofrece acceso a una batería de preguntas similares por un importe entre 15 y 35 euros con un método similar al que se utiliza con los test preparatorios del carné de conducir y en apenas seis meses de vida cuenta cerca de un centenar de clientes, conforme ha explicado su cofundador, Denis Kornev, en declaraciones a Europa Press. En su opinión, los cuestionarios "no son tan difíciles".  

 

ICV, no obstante, pregunta también al Gobierno si cree realmente que un ciudadano español "superaría sin dificultad el test para obtener la nacionalidad española" y si considera que en general, la ciudadanía conoce los hechos históricos acontecidos en 1704 y 1868 en España, por los que también se suele preguntar, dado que "está habiendo denegaciones masivas de expedientes de nacionalidad por una pretendida falta de integración" deducida a partir de estos exámenes.

 

Sobre este asunto, el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de junio reveló que cerca de la mitad de los españoles no sabe quiénes son los ministros de Empleo, Interior, Exteriores, Industria y Defensa (al que no reconocen seis de cada diez ciudadanos); más de un tercio no conoce tampoco a los titulares de Agricultura y Fomento y en torno a la cuarta parte no identifica a los responsables de Economía, Sanidad, Hacienda y Educación.