Iberdrola mejora la calidad del suministro en Castilla y León un 7%

Iberdrola logra un nivel de calidad de servicio en esta región que se encuentra entre los mejores de la empresa en España, según informaron a Europa Press fuentes de la empresa.

Iberdrola ha mejorado casi un 7% la calidad del servicio que ofrece a sus clientes de Castilla y León en 2015 respecto al mismo periodo del año anterior. En estos doce meses, la empresa ha logrado un Tiempo de Interrupción Equivalente a la Potencia Instalada (TIEPI), índice que mide dicha calidad, de 72,2 minutos, mientras que el año pasado se situó en 77,1 minutos.

  

De esta manera, Iberdrola logra un nivel de calidad de servicio en esta región que se encuentra entre los mejores de la empresa en España, según informaron a Europa Press fuentes de la empresa.

  

Estos buenos resultados se deben a las inversiones destinadas en los últimos años a mejorar y ampliar su infraestructura de redes de distribución en esta comunidad mediante la construcción y mantenimiento de subestaciones, líneas eléctricas y centros de transformación. Sólo en el último año, la empresa ha dedicado alrededor de 63 millones de euros a esta área.

  

Además, la compañía ha avanzado en el despliegue de redes inteligentes, en el marco del proyecto denominado Sistema de Telegestión y Automatización de la Red (STAR) que lleva a cabo en todas las regiones donde está presente.

  

En Castilla y León, a cierre de 2015, Iberdrola ha instalado cerca de 945.000 contadores inteligentes, más del 65% de todo su parque de contadores con potencia contratada igual o inferior a 15 kilovatios en esta comunidad.

 

INVERSIÓN GLOBAL DE 180 MILLONES

  

Cuando finalice esta iniciativa, en 2018, y tras realizar una inversión global de 180 millones de euros, los cerca de 1,5 millones de puntos de suministro a los que da servicio la empresa en Castilla y León tendrán contadores inteligentes. Asimismo, más de 15.300 centros de transformación también funcionarán con este tipo de tecnología.

  

Estos nuevos equipos permiten no sólo la modernización de la infraestructura eléctrica, sino también un importante desarrollo de la economía regional a través de contratos con empresas y proveedores locales. Además, este proyecto conlleva una mayor contratación de personal cualificado.

  

La compañía, en su apuesta firme por Castilla y León, ha desarrollado en los últimos años diversos proyectos en el área de distribución para seguir mejorando la calidad del servicio, cuenta en ella con 240 subestaciones, 15.497 centros de transformación, más de 1.400 kilómetros de líneas de muy alta tensión, 4.945 kilómetros de alta tensión, 20.411 kilómetros de líneas de media tensión y 23.379 kilómetros de líneas de baja tensión.