Históricos 'cabecillas' de ETA podrían salir de prisión

Son 61 etarras los que irían quedando en libertad en los próximos meses en el caso de que el tribunal internacional derogase la doctrina.

Algunos de los presos a los que afectará la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo sobre la 'Doctrina Parot' son históricos jefes etarras tanto del 'aparato político', como 'militar' o 'logístico' de la banda que han mantenido un alto grado de influencia dentro y fuera de las prisiones a pesar de los años de reclusión. Dirigentes como 'Santi Potros', 'Txikierdi' o Josu Amantes forman parte de este grupo que podrían ir saliendo de prisión.

 

Según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio del Interior, son 61 etarras los que irían quedando en libertad en los próximos meses en el caso de que el tribunal internacional derogase la doctrina. Posteriormente el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz cuenta con otro grupo de otros 75 presos terroristas que abandonarían la cárcel en pocos años.

 

Por su parte las listas con las que cuentan las plataformas de apoyo a los presos de ETA como Etxerat sitúan la cifra en 71 presos, de los cuales 52 ya estarían en libertad si no se les hubiese aplicado la doctrina 197/2006. Además recuerdan que ya hay otros 22 internos terroristas en libertad que vieron retrasada su salida de prisión por esta norma.

 

En estos listados figuran pesos pesados de la banda con una intensa actividad criminal que tras su arresto siguieron ejerciendo una ascendencia relevante en el Colectivo de Presos de ETA (EPPK por sus siglas en euskera) uno de los eslabones más influyentes del mundo etarra. Entre ellos está Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, alias 'Txikierdi'.

 

Beneficiado por la Amnistía del 77, fue 'jefe de comandos', integró el 'comando de Madrid' y el 'aparato de seguridad' contra los GAL entre otras funciones. Con seis asesinatos y 374 años de condena ingresó en prisión donde durante años ejerció como portavoz del Colectivo de Presos, una función que abandonó en 2011.

 

JEFE DEL 'APARATO MILITAR

 

Santiago Arrospide Sarasola, alias 'Santi Potros' es otro de este perfil de etarras. Condenado como inductor del atentado contra el Hipercor de Barcelona fue jefe del aparato 'militar' de ETA. En marzo de 2009 fue acercado desde la cárcel de Puerto I (Cádiz) --donde se agrupa a los etarras más irredentos-- hasta la prisión zaragozana de Zuera. En aquella época el penal aragonés era el laboratorio en el que Interior trasladaba a los etarras que daban signos de distanciarse de ETA y por esa misma razón eran señalados por el entorno de la banda. Pese a ello, 'Santi Potros' nunca fue expulsado del Colectivo como sí sucedió en otros casos.

 

Iñaki Arakama Mendía, alias 'Makario', es otro histórico de ETA al que se le aplicó la 'doctrina Parot' tras un pasado sangriento como militante de ETA. Ya en prisión, en el año 2005 firmó junto a otros presos relevantes como Francisco Mújica Garmendia, alias 'Pakito', una carta en la que planteaba el abandono de las armas. Se trataba de una época todavía en la que esos planteamiento se entendían como un desafió a la organización criminal, que continuaba con los atentados. Pese a ello tampoco fue expulsado.

 

También está Josu Amantes Arnaiz, alias 'Txirlas', quien formó parte del 'aparato político' desde 1986 hasta su detención en 1992, una de las etapas más sangrientas. En aquellos años los ascensos en la banda no eran tan meteóricos como han sido en la última época en la que la ausencia de militantes y los sucesivos golpes policiales obligaban a rellenar puestos vacantes con militantes de escasa trayectoria y preparación.

 

Otros nombres relevantes son el de Jesús María Mendinueta Flores, jefe del 'comando Vizcaya' de ETA desarticulado en 1991 o José Javier Zabaleta Elósegi, alias 'Baldo', considerado el 'números dos' de ETA y jefe del 'aparato logístico' hasta su arresto en 1990.

 

La 'doctrina Parot' fue introducida en 2006 por el Tribunal Supremo y establece que las redenciones de pena deben aplicarse sobre el total de la condena impuesta y no sobre el límite máximo de cumplimiento de 30 años. De este modo se evitó que numerosos etarras como estos o delincuentes graves quedasen en libertad mucho antes de agotar su condena.

 

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por Europa Press se muestran interesados en conocer el acople que tendrían de forma repentina terroristas de vieja guardia en la actual izquierda abertzale y la influencia que su autoridad podría tener en futuras estrategias o si aceptarán las directrices de sus nuevos dirigentes con una "hoja de servicios" a la causa mucho más reducida.

 

MÁS DE 40 CON DELITOS DE SANGRE

 

Además de los ya citados hay más de 40 terroristas que podrían salir de prisión que cuentan con numerosos delitos de sangres. En este grupo destacan Domingo Troitiño con 22 asesinatos en su 'curriculum' criminal entre atentados con resultado de muerte y asesinatos directos. Por estos crímenes ha cumplido 26 años de cárcel, apenas un año y un mes por cada asesinato.

 

Por su parte, el etarra Juan Carlos Arruti Azpitarte cuenta con 24 asesinatos por los que lleva 24 años en prisión. En su caso la media sale a un año exacto por cada vida. También hay 6 miembros de los GRAPO, uno de los GAL, otro independentista gallego así como 15 violadores y otros delincuentes graves.

 

Fue el pasado mes de marzo cuando la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo acogió la vista sobre el 'caso Inés del Río'. España estuvo representada por la Abogacía del Estado Isaac Salama, quien se preguntó ante los 17 jueces del tribunal si "¿es igual un asesinato que 132?".

 

En primer momento se barajó que la sentencia pudiese conocerse en el mes de julio, posteriormente se vaticinó un veredicto para el mes de septiembre, pero finalmente se producirá en octubre, un retraso que fuentes conocedoras del funcionamiento de este tribunal entienden como una prueba de la falta de acuerdo, lo que iría en contra de los intereses del Gobierno.

 

CÓMO APLICAR UNA SENTENCIA CONTRARIA A ESPAÑA

 

Las interpretaciones de como habría que aplicar esta sentencia ha generado numerosas reacciones en estos últimos meses, incluyendo la del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien llegó a hablar de la posibilidad de aplicar una "ingeniería jurídica" para que en el caso de que la 'Doctrina Parot' fuese derogada, retrasar la salida de los etarras de la cárcel por medios legales y de procedimiento judicial.

 

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, fue preguntado sobre el escenario que se abriría en caso de que la norma fuese derogada y afirmó que es responsabilidad de los jueces de la Audiencia Nacional la aplicación de esta sentencia del tribunal Europeo de Derechos Humanos.

 

Añadió que la responsabilidad del Ejecutivo en este tema finalizó con la defensa del recurso ante el Tribunal y en ningún momento planteó la posibilidad de no atender el veredicto de la Gran Sala como se ha exigido desde algunos sectores. Sobre un posible rechazo a la 'Doctrina Parot', el propio Martínez admitió que se partía de "una situación complicada" recordando que lo que se decide es el recurso de una condena anterior.

 

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha afirmado este lunes que una vez que el Tribunal de Estrasburgo se pronuncie sobre la llamada 'doctrina Parot' habrá que "examinar en cada caso concreto" los efectos que el fallo puede tener sobre los casos a los que se ha aplicado la doctrina.