Historia (V): De la irrupción de Francia a la de España

Zizou e Iniesta

El Mundial de Francia en 1998 presentó varias novedades, caso del aumento de los participantes de 24 a 32 o la instauración del 'gol de oro' a partir de los octavos de final, siendo el francés Laurent Blanc el primero en conseguirlo ante Paraguay.

Los anfitriones, dirigidos por Zinedine Zidane, se hicieron acreedores del título al doblegar en la final a una selección brasileña que vio cómo los galos, aprovechando lo que rodeó a la figura de Ronaldo, perforaban su meta en tres ocasiones.

'Zizou' completó su mejor encuentro en la final, marcando dos goles de cabeza, y se encargó de derrotar a una selección brasileña que, a pesar de partir como favorita, vio cómo las presuntas convulsiones de 'El Fenómeno' Ronaldo antes del partido daban al traste con su intención de sumar el quinto título mundial.

La cita gala dejó además la aparición de Michael Owen, el retorno de la mejor versión de Holanda, sólo frenada por la 'canarinha', un nuevo fallo de Argentina, eliminada en los cuartos por la 'naranja mecánica', y la irrupción del talento croata, verdugo de Alemania y que estuvo cerca de poner fin al sueño francés en semifinales hasta que la inesperada aparición de Thuram acabó con sus opciones.

Francia supuso también el fiasco de la selección española dirigida por Javier Clemente que, a pesar de llegar con muchas esperanzas de realizar un gran torneo, se tuvo que despedir tras golear a Bulgaria a las primeras de cambio y después de no poder superar ni la primera fase donde perdió con Nigeria y empató con Paraguay en sus dos primeros partidos. Raúl debutó en un Mundial y Andoni Zubizarreta dijo adiós en su cuarta participación.

RONALDO SE 'VENGA'

El Mundial llegó a Asia en el siglo XXI y por primera vez en la historia lo organizaron dos países: Japón y Corea del SurBrasil se proclamó pentacampeona y Ronaldo se tomó la revancha de Francia 98, siendo el 'pichichi' del torneo y líder de una selección donde ya destacaba Ronaldinho. Dos tantos del futuro madridista en la final ante la nada espectacular pero eficaz Alemania volvieron a coronar a la 'canarinha', la mejor durante toda la cita, llena de muchas sorpresas.

La primera, la de una de las anfitrionas, Corea del Sur. Los de Guus Hiddink alcanzaron unas históricas semifinales tras dejar fuera a Italia en los octavos de final y a España, en los cuartos, en polémicos encuentros y donde cómo en México, los penaltis fueron claves.

El acierto de Casillas en la lotería en los octavos ante Eire no apareció esta vez. Joaquín ocupó el papel de Eloy y los asiáticos pasaron entre los cuatro mejores pese al recuerdo de los españoles del arbitraje del egipcio Ghandour.

El camino de Corea quedó cortado por Alemania y en la lucha por el tercer y cuarto puesto, la otra revelación, Turquía, eliminada por Brasil, se llevó el premio de consolación. También destacó la temprana eliminación de Francia, defensora del título, incapaz de hacer un sólo gol durante sus tres primeros encuentros (Senegal, Uruguay y Dinamarca) y que cayó en el partido inaugural ante los senegaleses, otra de las revelaciones del torneo.

EL TRISTE ADIÓS DE 'ZIZOU'

Ocho años después de haber liderado a Francia hacia su primer título mundial, Zinedine Zidane afrontó el Mundial de Alemania 2006 como su gran despedida internacional, empañada por su acción en la gran final, donde agredió al italiano Marco Materazzi, jugada que le costó la expulsión.

'Zizou' había marcado el 1-0 de penalti, con un lanzamiento impecable de 'Panenka', y 'Matrix' también había sido protagonista con el tanto del empate. Italia y Francia, pese a su juego rácano, se habían plantado en la final gracias a su buen hacer en los cruces directos.

Francia había sobrevivido a una mala primera fase, y quedó como segunda, lo que le proporcionó un emparejamiento con España, que tras superar sus primeros obstáculos se chocó con la experiencia de los 'bleus', que remontaron el tanto de David Villa de penalti con los goles de Franck Ribéry, Patrick Vieira y Zidane.

En los cuartos, cayó la campeona Brasil, donde sólo Ronaldo dio la cara, y en las semifinales, la Portugal de Cristiano Ronaldo, con otro tanto de 'Zizou' que sirvió para citarse en la final con una Italia que fue superando a Australia con polémica y penalti en el descuento de Francesco Totti, a Ucrania, y a la anfitriona Alemania en los instantes finales de la prórroga.

Tras empatar a uno (1-1) al final del partido y la prórroga, Italia sumó su cuarto trofeo de la Copa del Mundo (1934, 1938, 1982 y 2006), casi un cuarto de siglo después de España 82, al vencer en la tanda de penaltis (5-3) a 'les bleus', en el que David Trezeguet fue el único de los cuatro lanzadores franceses que erró.

Del resto de la cita, además del fiasco de Brasil, también destacaron los de Argentina e Inglaterra, que no pasaron tampoco de los cuartos de final, mientras que Ghana y Costa de Marfil empezaron a mostrarse como las 'amenazas' del emergente fútbol africano, que en este 2010 podría volver a ser protagonista en el primer Mundial en el 'continente negro'.

ESPAÑA HACE HISTORIA

La FIFA, como hiciese en 1994 o en 2002, sorprendió con la decisión de llevar el Mundial por primera vez a África, escenario histórico no sólo a nivel deportivo sino para la selección española, que dos años antes se había quitado de todo tipo de 'maldiciones' y que se coronó por primera vez en su historia.

En el Soccer City se confirmó el inicio de la 'era de la Roja', que se plantaba en el 'Continente Negro' tras haberse proclamado campeona de Europa por segunda vez en su historia dos años antes. Un éxito que le dio la serenidad y la confianza en un estilo, reflejo por entonces de la mejor versión del FC Barcelona y aderezada por la calidad de otras piezas.

Vicente del Bosque tomó con acierto el relevo de Luis Aragonés y llevó al combinado nacional a levantar la Copa Jules Rimet, aunque el camino empezó de forma negativa con la derrota en el primer partido ante Suiza (1-0). Sin embargo, se repuso y el equipo sólo permitió un gol más en todo el torneo (Chile), superando todos sus cruces por 1-0 ante la Portugal de Cristiano, la rocosa Paraguay, con Casillas parando un penalti clave, y la favorita Alemania.

En la final, valió el mismo resultado ante la 'sorpresa' Holanda, que llegó a la final de forma inesperada tras apear en cuartos a Brasil y que se topó con la derrota por tercera ocasión en su historia, aunque lo tuvo en su mano con dos acciones de Robben que detuvo Casillas. En la prórroga, apareció Iniesta para dar el título y homenajear a su amigo Dani Jarque.

La cita en Sudáfrica dejó otras notas como los nuevos fracasos de Italia y Francia, que no pudieron pasar la primera fase donde estaban encuadrados en grupos relativamente sencillos. La 'azzurra' quería que Marcello Lippi fuese nuevamente talismán, pero fue eliminada, mientras que los 'bleus' dejaron una pobre imagen, con el añadido de la bronca entre los jugadores, liderados por Nicolas Anelka, y Raymond Domenech.

Brasil tampoco triunfó perdiendo en cuartos ante Holanda, mientras que Leo Messi se llevó una enorme decepción con la Argentina dirigida por Diego Armando Maradona, arrollada por Alemania en cuartos y que se marchó sin ningún gol de la estrella azulgrana, que se fue una ronda más tarde que Cristiano Ronaldo. En cambio, Ghana lideró el sueño africano llegando hasta unos históricos cuartos donde fue frenada por Uruguay.