Herrera y De la Vega evidencian sus discrepancias en materia de Justicia

Diferencias acusadas. El presidente de la Junta dice que el traspaso está “en punto muerto” y la vicepresidenta le anima a firmar el acuerdo y cree que en breve le van a poder “convencer”
Ical

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, discreparon ayer públicamente sobre que la oferta del Ejecutivo para el traspaso de los medios materiales y personales de la Justicia sea “muy beneficiosa” para Castilla y León. Herrera afirmó que la negociación está “en punto muerto” y De la Vega le animó a “dar un impulso” para cerrar el acuerdo.

Durante la rueda de prensa, la vicepresidenta y el presidente se interrumpieron y matizaron en distintos momentos al exponer la posición en la que se encuentra la negociación y la oferta que ha presentado el Gobierno, que valora en 119 millones el coste efectivo. La propuesta, según De la Vega, “está muy ajustada” y estimó que ya les gustaría a otros gobiernos disponer de una similar, algo que no compartió el presidente de la Junta de Castilla y León.

De la Vega afirmó, en su primera respuesta, que el Gobierno ha hecho un “enorme esfuerzo” para llegar a un “buen acuerdo” y estimó que “no queda mucho” para que se pueda llegar al mismo, por lo que animó al presidente a realizar un impulso en esa dirección. “Sé que hay dificultades”, apostilló. “Sí las hay”, intervino Herrera, quien alegó más que el coste efectivo la modernización de infraestructuras, entre ellas la creación de la Oficina Judicial.

De nuevo, la vicepresidenta le interrumpió para poner en valor las inversiones realizadas por el Gobierno tanto en órganos judiciales como en plantilla e incidió en que se ha actualizado la valoración del coste efectivo. De la Vega volvió a animar a Herrera a recibir este traspaso y le manifestó que el “palacio de Justicia de Burgos está quedando impecable”. “Seguiremos hablando, pero te vamos a convencer”, concluyó la vicepresidenta ante Herrera.

El presidente de la Junta respondió que quieren la transferencia para “hacerlo lo mejor posible” y añadió que cuando él rechaza esta oferta, igual que lo hace el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda (PSOE) en su Comunidad, no tienen el ánimo de “obstrucción al Gobierno” sino de recibir la gestión en las mejores condiciones para prestar un buen servicio.