Herrera cree que un paso al objetivo de déficit del 1,2% para las comunidades no sería "ni proporcional ni consistente"

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha aseverado este sábado que si se confirma la relajación del objetivo de déficit del 1,2 por ciento del PIB para las comunidades autónomas, "no sería proporcional ni consistente".

El dirigente regional ha intervenido en la apertura del VI Congreso de la Unión General de Trabajadores (UGT), que se celebra este fin de semana en Valladolid. Allí, ha querido reflexionar sobre los anuncios realizados ayer por el Gobierno tras el Consejo de Ministros.

 

En este sentido, ha considerado que la "mejor noticia" ha sido la "conciliación de las medidas de austeridad con las políticas de crecimiento y creación de empleo" que a su juicio puede suponer el paso de un objetivo de déficit estatal del 4,5 al 6,3 por ciento.

 

Sin embargo, ha advertido de que si se confirma un objetivo global de déficit del 1,2 por ciento en 2013, según consta en la revisión del programa de estabilidad citado ayer por el Gobierno, Castilla y León no podría hacer frente al gasto público que le correspondería, por lo que ha recalcado que "no sería ni proporcional ni consistente".

 

Herrera ha recordado el cálculo de que las comunidades autónomas tienen atribuido en torno al 35 por ciento del gasto público de las administraciones españolas, del que la mayor parte corresponde a servicios básicos "fundamentales" como sanidad, educación, servicios sociales y políticas de empleo, que, a su juicio, tienen "un carácter poco flexible" y en las que no cabría hacer más "ajustes".

 

Por lo tanto, considera que el porcentaje del nuevo margen de flexibilidad que se conceda a las comunidades debe, en su opinión, "ser consecuente con ese 35 por ciento". En cambio, según sus cálculos, si se confirma ese reparto del margen para fijar un límite de déficit del 1,2 por ciento para las autonomías, Castilla y León "sólo se beneficiaría del 19 por ciento del margen del déficit público".

 

Además ha advertido de que el Gobierno "pretende distribuir" el nuevo margen de una forma "diferenciada" entre comunidades autónomas, ante lo cual ha reiterado que la postura "de Comunidad" debe ser que "sea igual para todas las autonomías" con el fin de que "todos los españoles sean iguales ante el déficit" y de no perjudicar a aquellas regiones que, como Castilla y León, realizaron el "esfuerzo" en 2012 para reducir prácticamente a la mitad sus cifras.

 

No obstante, ha matizado que debe haber "sensibilidad" con las necesidades del Estado en materia de Seguridad Social, sobre todo en lo relativo a las pensiones, para que queden cubiertas las necesidades, y ha reconocido que Castilla y León es una Comunidad "netamente receptora". Pero en todo caso, ha recalcado que el Gobierno "debe ser consciente de cuáles son los servicios públicos" que las autonomías tienen encomendados, y que su calidad no quedaría garantizada si se establece el objetivo apuntado.

 

En otros aspectos de los tratados este viernes por los ministros del Gobierno de España, Herrera ha repetido que la Junta quiere mantener una posición de "defensa de la Comunidad" y de sus intereses en materias como la creación de una autoridad fiscal independiente, el impulso de la Ley de Transparencia, el impulso de la Ley de Buen de Gobierno y en lo que se refiere a la reforma de la Administración Local ya que sabe "la importancia que el municipalismo tiene en Castilla y León".