Herrera:“Algo muy grave tiene que estar pasando en el país”

Junta de Castilla y León. El líder del Ejecutivo autonómico advierte que la reducción del gasto público va a suponer “sangre, sudor y lágrimas”. Más recortes. Sospecha que habrá nuevas medidas fiscales
ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, aseguró ayer que la “drástica” reducción del gasto público va a suponer “sangre, sudor y lágrimas”. “Algo muy grave tiene que estar pasando para que se tomen medidas que no se han adoptado nunca”, afirmó Herrera, tras seguir en su despacho de las Cortes regionales el debate sobre la reducción del déficit.

Juan Vicente Herrera señaló que “ha llegado la hora de la verdad”, pero “no de toda la verdad”, porque en el discurso de Rodríguez Zapatero, “con evidentes y graves contradicciones”, ha perdido la oportunidad de explicar a los españoles cuál es la razón “objetiva” de la precipitación para tomar estas medidas que, recalcó, costarán “sangre, sudor y lágrimas”.

Además, acusó al jefe del Ejecutivo de no decir toda la verdad, cuando no ha excluido en su intervención la “pronta adopción de nuevas medidas fiscales”. “Se debate en torno a una propuesta drástica de reducción del gasto, pero queda en el aire hablar de nuevas medidas que incrementarán la presión fiscal”, alertó el presidente de la Junta. Herrera lamentó, además, la imagen que está dando el Gobierno de España y de la crisis económica “como una especie de liquidación o de concurso de acreedores”, y que se hayan obviado las reformas estructurales pendientes por “la falta de voluntad política de conseguir esa nueva economía”. “Se ha hablado de déficit, pero no de paro. Sólo de buenas declaraciones de voluntarismo”.

Los anuncios realizados por Rodríguez Zapatero suponen para Herrera “un giro de 180 grados” sobre lo que viene diciendo el presidente del Gobierno durante los dos últimos años. Además, recordó que estas medidas no se producen a requerimiento de la sociedad española o de los grupos políticos, sino que responden a la presión de los mercados, a la “tarjeta amarilla” presentada por la Unión Europea y a “una presión expresa” del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien parece, para Herrera, “el único que tiene capacidad de llevar a algo de razón” al presidente del Gobierno.

El jefe el Ejecutivo autonómico, quien realizó estas declaraciones tras seguir el debate en una comparecencia sin preguntas, sostuvo la idea de que José Luis Rodríguez Zapatero ha perdido la oportunidad de explicar todas las medidas a la ciudadanía.

Dijo que esta “drástica” reducción del gasto público recaerá sobre los empleados públicos, los pensionistas y sobre “instrumentos sobre los que se había jugado con frivolidad” como el denominado ‘cheque-bebé’, así como en la reducción de las inversiones públicas.