Herrera advierte de que las "insuficientes" entregas a cuenta dejarán un "descubierto" de casi 500 millones

Rechaza que las balanzas fiscales sustenten el nuevo modelo, que no debe improvisarse y que no saciará " nacionalismos disparados". 

 

 

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha advertido que las "insuficientes" entregas a cuenta con cargo al actual modelo de financiación autonómica dejará un "descubierto" cercano a los 500 millones de euros en la Comunidad.

 

sí lo ha puesto de manifiesto en el marco de la presentación del proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad para 2014, momento en el que, tras calificar de "malo, poco transparente y claramente insuficiente para Castilla y León" el actual modelo, "impuesto" por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ha cifrado en 5.361,5 millones de euros las entregas a cuenta, lo que supone un descenso del 4,4 por ciento con respecto a las de 2013.

 

Herrera ha precisado que éstas son "insuficientes" en el caso de Castilla y León, aspecto sobre el que ha insistido en el encuentro celebrado en Madrid entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sus "barones", dado que dejarán un descubierto próximo a los 500 millones cuando su misión se centra en "garantizar y cubrir" el gasto de las tres consejerías sociales: Sanidad, Educación y Familia, que sumarán casi 5.803,7 millones en 2014.

 

Se trata, por tanto, de que desde el Estado se aporten "fondos suficientes" y no haya que recurrir al endeudamiento para financiar esos servicios "porque la alternativa es eliminarlos y no estamos dispuestos", ha comprometido antes de referirse a los esfuerzos "en algunos casos controvertidos" de financiación llevados a cabo en los últimos tiempos.

 

"Incluso haciendo un enorme esfuerzo de racionalización y ajuste de gasto tan sensible en las grandes competencias, este año es paradigmático el descubierto de lo que el modelo de financiación nos aporta", ha aseverado antes de reiterar que esto permite concluir que el modelo aprobado en 2008 es "fallido" porque "no cumple" con las exigencias planteadas entonces ni con las que se plantearían desde la Comunidad a cualquier modelo.

 

Esta realidad, que a su juicio evidencia la "maldad" del actual modelo de financiación, obliga a "concluir urgentemente" el análisis sobre él y abordar su reformar a fin de que todos los españoles puedan recibir servicios públicos "iguales" con independencia de su lugar de residencia.

 

"PREOCUPACIÓN" POR EL USO DE BALANZAS FISCALES

 

El presidente de la Comunidad se ha mostrado de nuevo "preocupado" por el uso de la información vinculada a las balanzas fiscales --"yo no me niego a que se conozcan, al revés, es un sano y un buen ejercicio (...), nos pueden ilustrar y comprender la esencia de una nación (...), son estupendas para ver cómo funciona, para desmentir a algunos"--, sobre todo en lo que tiene que ver con su consideración como "base" de la revisión del nuevo modelo de financiación.

 

"No son representativas de las personas y desde la perspectiva del ingreso y el gasto interesan las personas y sus circunstancias", ha defendido antes de apostar, en la misma línea, por difundir también otras informaciones como las de las balanzas comerciales u otros elementos de solidaridad como las contribuciones para el pago de pensiones.

 

Asimismo, ha alertado de que ese uso a su juicio indebido de las balanzas constituiría el "pretexto" para dar "tratamiento preferente" a algunas comunidades "y con ello resolver un tema político que no tiene solución por esa vía porque los nacionalismos disparados son insaciables".

 

"Traerá complicaciones (...) no basemos en eso la futura solución del modelo territorial porque estaremos mal", ha aseverado antes de añadir que, en caso de que el PP optara por esa vía, rompería con uno de sus principales compromisos, el principio de solidaridad, "que es lo que nos hace iguales a los ciudadanos y no a las comunidades".

 

En la misma línea, lo ha considerado "absolutamente injusto" ya que, en las mismas condiciones, al común aporta un ciudadano con nivel de renta X en Cataluña, un ciudadano con el mismo nivel de renta en Madrid y con el mismo nivel en Castilla y León" y ha añadido que "lo que importan" son los retornos, que "también" deben de ser iguales para todos los españoles "pero no como pretenden" las comunidades más pobladas.

 

Para ello, ha reiterado, es "necesario" valorar los costes de la prestación de los servicios en función de las circunstancias de las comunidades (la dispersión o el envejecimiento, en el caso de Castilla y León) para poder contar luego con fondos suficientes para su financiación.

 

Ésta ha sido la apuesta trasladada de nuevo este lunes en Madrid en el marco de un debate "importante, trascendental y clave" en el que el PP "no debe improvisar" tras las dificultades "--nos costó Dios y ayuda"-- de llegar a un acuerdo en 2002 y en 2008 en el encuentro de los presidentes del PP en San Millán de la Cogolla (La Rioja).