Herrera admite que el céntimo sanitario fue una medida de desgaste y no ve electoralismo en su anuncio de eliminarlo

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en una entrevista Europa Press

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha admitido que el 'céntimo sanitario, fue una medida "impopular" y de "desgaste" y, tras rechazar que su anuncio de eliminar la totalidad del gravamen en 2016 responda a una medida electoralista, ha instado al sector a que haga notar en el precio final la bajada impositiva y de los carburantes.

"Tuve que optar y opté", ha asumido Herrera, quien, en una entrevista a la agencia Europa Press, ha argumentado que como presidente de la Junta de Castilla y León tuvo que tomar este tipo de medidas "difíciles, duras, impopulares y de desgaste político" con el único fin de salvaguardar el núcleo de los servicios sociales en un año que comenzó sin Presupuestos Generales del Estado y en el que se sufrió una "caída estrepitosa" de los recursos que aportaba el modelo de financiación y de los ingresos propios.

"Lo sé... ahora lo llaman electoralismo, de acuerdo, que llamen lo que quieran", ha reflexionado Juan Vicente Herrera, quien ha aprovechado la ocasión para reclamar al sector de las estaciones de servicio que reflejen en los precios la reducción en dos terceras partes del tramo autonómico efectiva desde el pasado mes de enero y la futura reducción de la otra tercera parte, comprometida en el programa electoral del PP el próximo año.

En su opinión, esa preocupación por el reflejo de la rebaja impositiva en el coste de los carburantes "también debería formar parte de las reivindicaciones del sector".

Preguntado por si no se podían haber obtenido más recursos por otra vía, Herrera ha reiterado que aplicar el tramo autonómico del Impuesto sobre Hidrocarburos se hizo "por necesidad" para añadir que también podría haber subido el Impuesto sobre la Renta de las Personas Física o cualquier otro impuesto.

"No sé si era la mejor opción, era una de las opciones más posibles", ha refrendado el presidente y candidato a la reelección, que ha puesto como ejemplo el caso de las otras comunidades autónomas que también optaron por esta medida y, en la mayor parte de los casos, antes que Castilla y León, que lo hizo en marzo de 2012.

Juan Vicente Herrera ha apelado en todo momento a la necesidad de obtener recursos vía algunos impuestos para sufragar el gasto social, máxime ante algunos "inconvenientes" que supone para Castilla y León el modelo autonómico, la "querida vecindad" de regiones foráneas que tienen un tratamiento muy diferente y el "gran monstruo que es Madrid" desde el punto de vista de la atracción económica y fiscal.

Castilla y León estrenó 2015 con una rebaja del Impuesto sobre Hidrocarburos que, tras dos años en vigor y al máximo nivel, se redujo a 1,6 céntimos por litro de gasolina, gasóleo o queroseno, el tipo más bajo de todo el país y que supuso una rebaja de dos tercios para el bolsillo de los ciudadanos, a lo que se unió el mantenimiento de la devolución íntegra del impuesto al transporte profesional.