Héroes que patrullan la ciudad

El alcalde de Ávila, Miguel Ángel Nieto, ha hecho entrega esta mañana de unas felicitaciones oficiales a los miembros de un turno de la Policía Local, que el pasado 19 de enero evitaron, conjuntamente con Policía Nacional, Bomberos, Guardia Civil y Sacyl, que una joven perdiera la vidal al intentar arrojarse desde un tejado.
 

Orgullo es lo que siento por las fuerzas de seguridad, bomberos y servicios médicos de esta ciudad por su profesionalidad y compromiso, que hacen que Ávila sea tan segura. Tenemos la mejor Policía Local que pueda haber en cualquier ciudad”, estas han sido las palabras de García Nieto, en el homenaje rendido esta mañana a la Policía Local, haciendo entrega de unas felicitaciones oficiales, al turno que el pasado 19 de enero evitó que una ciudadana belga perdiera su vida tras intentarse arrojar desde un tejado.

 

Una acción conjunta, y por tanto, felicitación extensiva que el alcalde de Ávila, el teniente de alcade de Seguridad, José Francisco Hernández,  y el jefe de la Policía Local, José Miguel Jiménez, han querido realizar a la Guardia Civil, Policía Nacional, Bomberos, miembros del Sacyl, y a los vecinos por su colaboración.

 

Un reconocimiento que expresa del Reglamento, realizado a propuesta de la Jefatura gerneral de Policía.

 


LOS HECHOS

Fue la Guardia Civil en un primer momento, el pasado 19 de enero, a las 6:41 horas, la que dio aviso de lo que estaba sucediendo al escuchar las voces y ver a una mujer encima de un tejado con la intención de tirarse. Inmediatamente contactaron con Policía Local, que puso en marcha un operativo de forma coordinada con Policía Nacional, Bomberos y miembros del Sacyl.


Coordinados todos los agentes, se trasladaron al edificio donde se encontraba la joven, que primero se encontraba de pie y luego sentada al borde del tejado, situándose un grupo en el patio, miembras otro grupo, junto a miembros de la Policía Nacional, intentaban abrir la puerta por donde la mujer había ascendido a la cornisa (desde un quinto piso), algo que les resultó dificultoso dado que la puerta era blindada. Al mismo tiempo, el cuerpo de bomberos con una escala intentaba acceder al tejado, pero les fue imposible por la distribución del lugar, que no les permitía maniobrar.

 

Finalmente consiguieron abrir la puerta, y un miembro de la Policía Local, arriesgando su vida, subió al tejado y pudo agarrar a la joven, arrastrándola hasta la ventana por la que había llegado e introduciéndola en el edificio.

 

El equipo médico del Sacyl realizó a la joven un primer reconocimiento in situ, y posteriormente fue trasladada al Centro Hospitalario de la capital.