"Hasta que no nos maten a alguno, no van a hacer nada"

Nuevos disturbios en la zona sur, donde este jueves se han escuchado hasta una veintena de disparos y uno de ellos ha impactado contra un vehículo en marcha ajeno a la trifulca. La Policía ha intervenido la zona y los vecinos del barrio piden una solución a una situación "insoportable".

En la mañana de este jueves, por segunda vez en tres días, se han escuchado disparos en la zona sur de Ávila. Hasta una veintena detonaciones de diferentes armas, según han relatado a esta redacción testigos y vecinos, en el núcleo urbano flanqueado por las calles José Bachiller y Santo Tomás de la capital abulense.

 

Según estas fuentes la Policía Nacional había cortado ya varias calles de la zona en torno a las 13.20 horas. Efectivos de este cuerpo y la Policía Local tenían presencia en la zona cuando, gracias a los avisos de los lectores, llegaron los redactores de Tribuna Ávila, que sin problema pudieron recorrer las calles y observar la aparente tranquilidad que ya había en torno a las 14 horas.

 

En el cruce de la Calle Teniente Muñoz Castellanos con Santo Tomás, sin embargo, un coche con un balazo en el capó revelaba que la tranquilidad no era tal. Si bien la conductora del vehículo prefirió no hablar con Tribuna Ávila, no pudo contener sus palabras un vecino de la zona, harto de la situación que se vive en este barrio de Ávila.

 

 

"Siempre andan con sus peleas y sus historias y hasta que no nos maten a alguno nadie va a hacer nada", señalaba este vecino que ha preferido permanecer en el anonimato. Según contaba, de nuevo varias personas mantuvieron una tensa discusión, con gritos, carreras y trasiego de vehículos y furgonetas, y que pudo escuchar hasta "ocho o diez disparos", uno de los cuales impactó en el citado vehículo ajeno a la trifulca.

 

Otros testigos, sin embargo, han asegurado a este periódico que se pudieron escuchar "varias ráfagas, hasta 20 tiros de varias armas".

 

 

El testigo se mostraba indignado con la situación en la zona, "hacen lo que les da la gana y nadie les dice nada, estas situaciones son habituales y todos los años tenemos un festival de tiros", llegando incluso a dudar de la voluntad de las fuerzas de seguridad para detener la situación "porque siempre les dejan que se arreglen entre ellos y un día va a pasarnos algo a los demás".

 

Esta zona, donde esta semana han retumbado las armas dos veces en tres días, está flanqueada por los centros escolares José Luis López Aranguren y Arturo Duperier y pegada a la Ciudad deportiva Municipal.