Hamilton tiene el Mundial más cerca

Foto: E.P.

Mercedes se ha proclamdo campeón de constructores.

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) ha dado un paso de gigante de cara al Mundial tras imponerse en el Gran Premio de Rusia, por delante de su compañero de equipo Nico Rosberg, que se queda a 17 puntos del liderato a falta de tres pruebas, en un día en el que la escudería de ambos se hizo con el Campeonato del Mundo de Constructores y en el que e español Fernando Alonso (Ferrari) no pudo pasar de la sexta posición.

  

Lo único nuevo que se vio este domingo en la carrera fue el circuito. Rusia se estrenaba en el calendario de la Fórmula 1 y lo hacía con el circuito de Sochi, que resultó ser un trazado sin concesiones para el espectáculo. Pocos adelantamientos, pocas paradas en 'boxes' y unas ruedas que aguantaron lo indecible hicieron de que el Gran Premio fuera, por regla general, monótono.

  

Posiblemente, lo más entretenido fueron las dos primeras vueltas. Rosberg buscó adelantar a Hamilton en la salida, y lo logró. Sin embargo, en una de las primeras curvas, en plena lucha con su compañero de equipo, el alemán hizo un plano y visitó las afueras de la pista dejando muy tocados los neumáticos blandos. De hecho, en la vuelta 2 se vio obligado a entrar en 'boxes', salió a pista penúltimo, pero acabó la carrera segundo. Muestra del dominio de Mercedes.

  

La marca alemana se hizo este domingo de manera matemática con el Mundial de Constructores, a falta de tres Grandes Premios y con más de 200 puntos de ventaja en la actualidad sobre el segundo clasificado, Red Bull. Los de Toto Wolff se han hecho con 13 de las 16 pruebas disputadas hasta la fecha y van a sumar además el Mundial de Pilotos.

  

Un Mundial que con el triunfo en Rusia se le pone muy de cara a Hamilton. El actual líder del campeonato dominó de principio a fin y más aún tras la salida de pista de su compañero y rival. Hamilton sumó su novena victoria del año, cuarta consecutiva, con un coche en el que todo funcionó a la perfección, especialmente las gomas. De hecho, el monoplaza del inglés fue como una bala con los compuestos blandos y el de Rosberg lo hizo con los duros, que le aguantaron 51 vueltas.

 

NADA NUEVO CON ALONSO

Tampoco ocurrió nada especial con Alonso en Sochi. El español salió bien y comenzó a luchar con Jenson Button (McLaren) por la tercera posición. El británico entró demasiado pronto a 'boxes', lo cual permitió al de Ferrari recortarle segundos, dando el máximo de un coche que no va más. Cuando parecía que tras la parada, obligada en la vuelta 26 por el desgaste de los neumáticos, saldría por delante de su rival, las cosas volvieron a fallar.

  

Los mecánicos se equivocaron en el 'pit stop' y Alonso salió tras Rosberg y Kevin Magnussen (McLaren). Su lucha pasó entonces a ser por las últimas posiciones que otorgan puntos. Acabó sexto, de nuevo por delante de su compañero de equipo Kimi Raikkonen, una posición que ocupa ahora también en el Mundial tras verse rebasado por Valtteri Bottas (Williams).

  

El finlandés se mostró durante gran parte de la carrera como la única alternativa a los Mercedes, aunque la realidad se acabó imponiendo. Aún así, un nuevo podio, quinto del año, para un piloto que está realizando una campaña más que aceptable y que puede aún soñar con la tercera plaza del campeonato del Mundo.

  

Antes del comienzo del Gran Premio, todos los pilotos de la parrilla y varias autoridades de la Fórmula 1 y de Rusia se juntaron en la línea de meta para mandar ánimos al piloto francés Jules Bianchi (Marussia), que sufrió un accidente el pasado fin de semana en el Gran Premio de Japón y continúa ingresado en un estado muy delicado.