Hamilton, 'pole' en el caos de Spa con Alonso noveno

El inglés saldrá en la primera fila de la parrilla por cuarta vez consecutiva después de arrebatarle la 'pole' en el último momento al alemán Sebastian Vettel

GRAN PREMIO DE BÉLGICA (SPA)

 

Parrilla de salida

 

1. Lewis Hamilton (Mercedes)

 

2. Sevastian Vettel (Red Bull)

 

3. Mark Webber (Red Bull)

 

4. Nico Rosberg (Mercedes)

 

5. Paul Di Resta (Force India)

 

6. Jenson Button (Mclaren)

 

7. Roman Grosjean (Lotus)

 

8. Kimi Raikkonen (Lotus)

 

9. Fernando Alonso (Ferrari)

 

10. Felipe Massa (Ferrrari)

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) ha conseguido la 'pole position' en el Gran Premio de Bélgica, undécima prueba del Mundial de Fórmula 1 que se está celebrando este fin de semana en el circuito de Spa, mientras que el español Fernando Alonso (Ferrari) saldrá en la novena posición de la parrilla.

 

El inglés saldrá en la primera fila de la parrilla por cuarta vez consecutiva después de arrebatarle la 'pole' en el último momento al alemán Sebastian Vettel (Red Bull), que saldrá en la segunda posición, en una sesión de clasificación en la que la lluvia se convirtió en el gran protagonista. Por su parte, el australiano Mark Webber (Red Bull) saldrá desde la tercera posición, mientras que Alonso no pudo marcar un buen tiempo tras cometer un error en el primer intento que le relegó al noveno puesto.

 

Por detrás, Nico Rosberg (Mercedes) se tuvo que conformar con el cuarto mejor puesto de la sesión, mientras que Paul Di Resta (Force India) y Jenson Button (Mclaren) compartirán la tercera fila de la parrilla y saldrán en la quinta y sexta posición respectivamente, por delante de los Lotus de Romain Grosjean y Kimi Raikkonen, que saldrán en el séptimo y octavo puesto.

 

Por su parte, Fernando Alonso saldrá desde la novena posición, después de que un error en el primer intento por marcar un tiempo no le permitiera estar en la pista cuando el trazado empezó a mejorar, mientras que su compañero de equipo, Felipe Massa, sufrió la misma suerte y afrontará la carrera desde la décima posición.

 

La lluvia se convirtió en la gran protagonista del día. Las primeras gotas hicieron su aparición durante la Q1, poniendo las cosas difíciles a los pilotos, que quisieron asegurar un buen tiempo montando las ruedas intermedias. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo la pista comenzó a mejorar y los monoplazas más modestos y con menos opciones de pasar de ronda tomaron las riendas de la clasificación.

 

El Catterham de Van der Garde fue el primero que se arriesgó a salir al asfalto belga con los neumáticos blandos, estrategia que rápidamente copiaron los dos Marussia, y que se vio recompensada cuando el crono llegó a cero al clasificarse para la siguiente ronda.

 

En la Q2 la pista mejoró y con el asfalto seco los monoplazas demostraron el verdadero potencial que esconden. Raikkonen acabó dominando una serie en la que lo más destacado fue la eliminación de Sergio Pérez (Mclaren), que sigue sin cuajar una buena temporada desde que se puso a los mandos del monoplaza fabricado en Inglaterra.  

 

Finalmente, con todo por decidirse en la Q3, la lluvia volvió a aparecer en los radares de los ingenieros, y mandaron a sus pilotos a la pista con los neumáticos blandos con el objetivo de conseguir una buena vuelta antes de que el asfalto volviera a mojarse.

 

Sin embargo, en un circuito tan largo como el de Spa, en el que en una vuelta se recorren siete kilómetros, nadie se puede fiar, y las primeras gotas empezaron a caer sobre zonas aisladas del trazado, obligando a los monoplazas a volver al 'pit lane' para poner las ruedas intermedias.

 

En este caos, el más listo fue Di Resta que desde un primer momento salió con el neumático intermedio a la pista y durante gran parte de la sesión se mantuvo en la primera posición de la parrilla. Sin embargo, de la misma forma que ocurrió en la Q1, la lluvia volvió a dar una tregua y dio a los pilotos la posibilidad de marcar una buena vuelta.

 

Con Alonso fuera por un error y con el asfalto secándose, los Red Bull y los Mercedes volvieron a librar la particular guerra por la primera posición y de nuevo, fue el piloto británico el que finalmente consiguió el mejor puesto de la parrilla.