Hallan una momia completa de bisonte de hace 9.000 años

Muchos grandes mamíferos se extinguieron al final de la Edad de Hielo (hace aproximadamente 11.000 años), incluyendo el bisonte de la estepa, 'Bison priscus'. 

Ahora, un equipo de científicos de la Academia Rusa de Ciencias en Moscú han hallado en Siberia Oriental la momia de uno de estos animales y que los expertos han datado en 9.000 años.

 

La momia, se ha encontrado congelada, es la más completa que se haya encontrado antes de un bisonte de la estepa. Según han explicado los científicos, en el artículo publicado en 'Journal of Vertebrate Paleontology', tiene un cerebro completo, el corazón, los vasos sanguíneos y el sistema digestivo, aunque algunos órganos se han reducido de forma significativa con el tiempo.

 

Además, la necropsia mostró una anatomía relativamente normal, sin causa evidente de la muerte. Sin embargo, la falta de grasa alrededor del abdomen hace pensar que pudo haber muerto de hambre.

 

"La momia bisonte 'Yukagir' --como se le ha llamado-- se ha convertido en el tercer hallazgo de una momia completa de esta especie, así como uno de los dos ejemplares adultos que se mantienen preservados con los órganos internos y se almacenan en condiciones de congelación", ha explicado la autora principal, Olga Potapova, quien ha apuntado que se trata de "un hallazgo de gran importancia".

 

Su compañero, Evgeny Maschenko, ha indicado que "la buena conservación de 'Yukagir' permite realizar comparaciones anatómicas directas con especies modernas de bisonte y ganado, así como con la especie extinta de bisontes que habían desaparecido en el límite Pleistoceno-Holoceno".

 

Los bisonte congelados y las momias de mamut están cambiando la manera en que se piensa acerca de la paleontología debido a la gran cantidad de información que se puede determinar a partir de cada muestra, con nuevos métodos científicos y los enfoques que ahora están disponibles en la última década.

 

Al respecto, Potapova indica que "los próximos pasos a realizar son un nuevo examen de anatomía macroscópica de los bisontes, y otros estudios detallados sobre su histología, parásitos, los huesos y los dientes". "Esperamos que los resultados de estos estudios revelen no sólo la causa de la muerte de este espécimen en particular, pero también podría arrojar luz sobre el comportamiento de las especies y las causas de su extinción", ha concluido.