Hallan evidencias de oxígeno en la atmósfera de la Tierra de hace 3.800 millones de años

Rocas con bandas de hierro sometidas a estudio

La reconstrucción de la aparición y evolución de la vida en nuestro planeta está estrechamente vinculada a las preguntas acerca de cuándo y cuánto se oxigenó la atmósfera de la Tierra.

Nuevos estudios geológicos basados en datos de Groenlandia occidental indican que pequeños niveles de oxígeno atmosférico ya se habían desarrollado hace 3.800 millones de años, entre 700.000 y 800.000 años antes de lo que se pensaba anteriormente.

Hoy en día, la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que la oxigenación de la atmósfera de la Tierra ocurrió en dos grandes etapas: la primera durante el llamado Gran Evento de Oxidación hace alrededor de 2.500 hasta 2.400 millones de años, y la segunda durante la era Neoproterozoica, hace entre 750 y 540 millones de años. Esta última se cree que ha sido la causa de la aparición de los animales durante la llamada "explosión cámbrica" hace alrededor de 540-520 millones de años.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por el profesor Robert Frei, del Departamento de Ciencias de la Tierra y Gestión de Recursos Naturales en la Universidad de Copenhague acaba de publicar un estudio que indica evidencia de la presencia de pequeñas concentraciones de oxígeno en la Tierra hace tanto como 3.800 millones de años.

Los investigadores analizaron las formaciones más antiguas de la Tierra con bandas de hierro (BIFs), en Groenlandia occidental. Los BIFs son sedimentos químicos marinos originalmente compuestos de capas de sílice alternados con Fe-hidróxidos, y se utilizan ampliamente como archivos geoquímicos. La razón de esto es que conservan información sobre la composición y la presencia de los procesos de oxigenación/reducción en el ambiente del agua de mar y en la interacción de la atmósfera con la superficie de la Tierra.

El equipo de investigación utilizó para su estudio, publicado en 'Scientific Reports', concentraciones y composiciones de isótopos, es decir, las variaciones de los mismos elementos con diferente peso atómico, de los elementos de cromo (Cr) y uranio (U) presentes en los BIFs.

El hecho de que los análisis de las capas de elementos estudiados en Groenlandia occidental que requieren la presencia de oxígeno en la atmósfera abre la posibilidad de la evolución de formas de vida fotosintéticas primitivas tempranas tan pronto como hace 3.800 millones de años. Como explica Robert Frei: "Se cree generalmente que la Tierra primitiva era una forma completamente anóxica, pero nuestro estudio muestra que la superficie de la Tierra se expuso a una atmósfera baja en oxígeno con implicaciones de largo alcance para investigar el ritmo de la evolución de la vida y su biodiversidad en nuestro planeta".