Hallada una fortaleza en el asentamiento español más al norte de América

Se han utilizado tecnologías de teledetección para encontrar el asentamiento sin excavar, dado que Pedro Menéndez, el fundador de la fortaleza, no dejó ningún mapa de Santa Elena. 

Arqueólogos han descubierto restos del fuerte de San Marcos, vinculado a la ciudad de Santa Elena, levantada por los españoles en el siglo XVI en la actual Isla Parris, en Carolina del Sur.

 

Su descubrimiento, publicado esta semana en Journal of Archeology Science Reports, arroja nueva luz sobre el asentamiento español más al norte en las Américas, construido para frustrar la exploración francesa en el Nuevo Mundo.

 

Concretemente, la fortaleza fue fundada en 1577 por Pedro Menéndez Márquez, gobernador de La Florida española. Marquez llegó a la ciudad abandonada de Santa Elena con dos buques que transportaban tablones y otro material de construcción. Erigió el Fuerte de San Marcos en seis días defendiéndose de los ataques de los nativos, que obligaron a la evacuación de la ciudad un año antes. Descubierta hace 40 años, Santa Elena había florecido antes, alcanzando 400 residentes, desde su fundación una década antes por Pedro Menéndez de Avilés, que había fundado La Florida y San Agustín el año anterior. En 1571 se convirtió en la capital de la Florida española.

 

"He estado buscando San Marcos desde el año 1993 y la nueva tecnología han permitido una nueva búsqueda," dice Chester DePratter, arqueólogo de la Universidad de Carolina del Sur. "Pedro Menéndez no nos dejó un mapa de Santa Elena, por lo que la teledetección es lo que nos permite crear una imagen de la ciudad que permita la interpretación de lo que ocurrió aquí hace 450 años y un programa para la investigación futura.", informa en un comunicado la Universidad de Georgia.

 

DePratter dice que la localización genérica del Fuerte San Marcos ha sido conocida desde hace décadas a partir de fuentes documentales, que incluyen una descripción por escrito y el dibujo de la fortaleza, en el Archivo de Indias en Sevilla. Sin embargo, varios intentos anteriores para encontrar la fortaleza a través de la excavación habían fracasado.

 

A principios de junio, DePratter y su colega Víctor Thompson usaron tecnologías de teledetección para mirar debajo de la superficie del suelo sin excavar. Con el uso de un georradar, se pudo localizar el emplazamiento de la fortificación, así como detalles de la propia ciudad colonial.

 

DePratter dice que Santa Elena es la ciudad mejor conservada del siglo XVI en todo Estados Unidos, en parte debido a que sobre ella existió un campo de golf militar que evitó la edificación.

 

Fuerte de San Marcos fue un fuerte de madera con un edificio central que contenía un almacén y cuarteles con una amplia plataforma de tiro triangular en un extremo. Tenía 11 cañones montados, el más grande de 5.400 libras. Después de cinco años, los postes de madera que rodean la fortaleza se pudrieron, y un nuevo fuerte, también llamado San Marcos fue construido en la costa cercana y se mantuvo hasta el abandono final en 1587, cuando el gobernador español decidió consolidar su posición en San Agustín. 

Noticias relacionadas