Ha esperado 40 años para convertir su sueño en realidad

Herminia Ruiz es una de las pocas sopranos “lírico spinto” que existen en España

La primera vez que la vi me pareció una mujer elegantísima, no sólo en su forma de vestir y moverse sino en su forma de hablar, con un tono de voz delicado y pausado; como las actrices de Hollywood de los años 50. Pasados unos meses tuve el inmenso placer de escuchar su voz, y cerrando los ojos te envolvía, como si estuvieras rodeado de un coro de ángeles.

Y es que Herminia es una de las pocas sopranos “lírico spinto” existentes en España, por eso, ha sido seleccionada para participar en el programa “La partytura” de Intereconomía TV sobre música clásica, Ópera y Zarzuela, y que se emite los sábados sobre las 12.

Y es que tiene un don natural en la voz, según nos cuenta ella, “algunos de mis profesores me han dicho que para cantar se necesita tener un “sonido a la máscara” que es fundamental para la lírica y que no tiene todo el mundo”. Y es que sólo lleva preparándose cinco años, de forma muy intensa pero constante.

Con seis años ya tocaba la guitarra y con 14 cobraba a las madres de sus amigas por enseñarles; también cantaba en el coro de la Iglesia “pero cuando eres la quinta de siete hermanos asumes que decirles a tus padres que te quieres dedicar a la música es una dificultad”. Y aunque en su familia han tenido una vena artística (su madre era profesora de danza), lo dejo aparcado porque se puso a trabajar, se caso y tuvo sus hijos….y hace diez años cuando se vivo a vivir a Ávila su vida cambió.

Ahora asegura que piensa muchas veces en su padre cuando canta, incluso le dedica algunas canciones, “y sé que se sentiría orgulloso de mi”.

“Me apunté a clases de piano con Adela Ochandiano, que es la persona que me unió a la música”, al año siguiente las cambió por clases de cantó, pero en Ávila sólo pudo estudiar dos años, después se fue a Madrid. Ha realizado cursos y audiciones con gente tan importante como Sara Matarranz, Pablo Garzón (barítono), Lola Hidalgo, de Miguel Bernal (tenor), Reri Grist o Ana Luisa Chovas. “Muchos de ellos te piden que les envíes una grabación antes, porque los cursos son muy reducidos y no cogen a cualquiera, tienes que estar muy preparado”.

Entre ellos destaca la figura de Ignacio García, Director de Escena, que es de La Colilla (Ávila), pero al que conoció realizando una audición en el Teatro Real de Madrid (con 27 años obtuvo el primer premio de dirección de escena del Teatro Real). “Una persona maravillosa, que me enseñó que además de tener una técnica vocal muy buena, para captar la atención del público hay que saber interpretar y también hace mucho la forma de vestir. Hay que tener una doble partitura: la interpretación y la musical”.

Y es que debes saber transmitir, “tienes que cantar para que lloré la gente. Con la interpretación tienen que saber si estas alegre, triste, si sufro o no; porque las óperas están en italiano o alemán y no todo el mundo las entiende”. Para ello realiza un análisis total de personaje, “aunque luego le tengo que dar un toque personal”.

En cuanto a la elegancia que desprende asegura que “la he heredado de mi madre, es algo que se mama, se nace con ello. Cuando salgo a escena la gente tiene que quedar impresionada desde el primer momento”; y os aseguro que lo consigue, ya que el sábado 20 cantó en medio de El Grande y consiguió dejar a la gente con la boca abierta.

Por tanto, para ser una buena soprano se necesita “un conjunto de cosas: una técnica vocal muy buena, saber interpretar, salir maravillosa a escena, y tener una buena salud mental y física. Hay que ser un icono de fuerza”. Herminia tiene una fuerza en la voz insuperable, con muchos contrastes, que no todos los cantantes de este género pueden alcanzar; y lo ha conseguido dedicando todos los días una hora y media de estudio durante cincos años.

A la hora de prepararse piensa en todas las grandes sopranos “en como respiraban, en la colocación de la voz y de cada una cojo algo, pero siempre le pongo un toque personal…El ingrediente principal soy yo”. Entre sus iconos está Monserrat Caballé o Rene Fleming “que son maravillosas cantando, de María Calas me quedó con la interpretación porque su voz no era muy buena. Pero todas tienen algo especial que aportarme”.

Por ahora sigue trabajando en la administración, aunque el próximo año se ha planteado dejarlo para dedicarse de lleno a “los conciertos religiosos y a la Ópera, que es lo mío”, ya tiene varias audiciones y contratos; y es que nunca es tarde si lo que consigues es hacer realidad tú sueño, y Herminia ha sabido esperar.

Podéis sabe más de ella en la web http://www.herminiaruiz.com y recordar verla en la televisión.