¿Ha encontrado Josef Ajram su límite?

Josef Ajram (Foto: Europa Press)

Arrecian las críticas sobre el deportista y trader catalán tras abandonar de nuevo el 'Red Bull 7 Islands'.

El ultramaratoniano Josef Ajram ha abandonado, por segunda vez, el 'Red Bull 7 Islands': el reto de completar 7 triatlones en la distancia de 'Ironman' en 7 días consecutivos en cada una de las 7 islas Canarias.

 

El deportista catalán, cuya profesión es la de trader de bolsa, tiene tantos seguidores como detractores. Estos últimos se han hecho oir, y mucho, tras el segundo fracaso en el 7 Islands de Ajram, al que acusan de 'vender humo' o de haber encontrado su límite, aludiendo a la frase que lleva tatuada en su pecho: "I don't know where the limit is, but I know where it is not".

 

Esta vez no ha sido el calor, ni la orografía, ni el físico lo que le ha llevado a Josef Ajram a abandonar este desafío. La ansiedad y “el miedo a fallar de nuevo” han podido con el atleta que pasados los 120 kilómetros de la bicicleta en La Gomera decidió poner punto y final a esta aventura. “He estado más de un año preparándome. Me he dedicado en cuerpo y alma a este reto entrenando un promedio semanal de más de 23 horas.  Físicamente me encontraba y me encuentro bien pero no he sido capaz de disfrutar de la prueba en ningún momento”, explicó Josef tras abandonar.

  

Este ha sido el segundo intento después de que en mayo de 2012, y poco después de haber disputado la Titan Desert en bicicleta de montaña, Josef Ajram viajó a Canarias para realizar uno de los mayores desafíos de su vida, completar 7 triatlones de distancia Ironman consecutivos, pero en la isla de El Hierro las cosas empezaron a complicarse.

 

"En el tramo de la natación me picó una medusa. No fue algo grave, pero me hizo estar incómodo. Comenzando el tramo de la bici tuvimos problemas con el sillín. Tuve que parar y ahí hubo momentos en los que me vi fuera", recordó Ajram.

  

Después de la primera prueba en El Hierro tras más de doce horas compitiendo, el mayor golpe llegó en La Gomera que, por aquellos días, padecía una intensa ola de calor. La calima y los más de 38 grados que sufrió el catalán en el tramo de bici le impidieron continuar.