Guerra admite que "puede ser" que "subterráneamente" se esté cuestionando a Pedro Sánchez desde el PSOE andaluz

Alfonso Guerra y Pedro Sánchez, en el hemiciclo

Dice que cuando el PSOE elige a un secretario general "es el de todos" y "no parece sensato ponerlo en causa".

El veterano dirigente socialista Alfonso Guerra ha admitido este jueves que puede ser que "subterráneamente" desde el PSOE andaluz que dirige Susana Díaz se esté cuestionando el liderazgo de Pedro Sánchez al frente del partido, pero ha incidido en que no le "consta" que eso sea así y que "nadie" le ha dicho que esta situación sea una realidad.


El día en el que pone fin a su etapa como diputado, cargo que ha ocupado durante 37 años seguidos, a Guerra se le ha preguntado si cree que desde la poderosa federación andaluza del PSOE se está poniendo en cuestión el papel de Sánchez como máximo responsable del partido del que él mismo fue vicesecretario general.

"Si leo los periódicos, eso me consta completamente, pero no he hablado con nadie que me haya dicho nada de eso que dicen que está ocurriendo", ha respondido. No obstante, a renglón seguido ha apuntado: "No sé, puede ser que haya subterráneamente situaciones ¿verdad? ¡Qué cosas subterráneas no habrán ocurrido estos días para llegar la dimisión del fiscal general del Estado...".

NO A LAS GENERACIONES ADÁNICAS

También se le ha pedido opinión sobre los cambios que ha experimentado el PSOE desde la Transición. "La política ha cambiado mucho en el mundo, en Europa y en España y los partidos han cambiado al compás que cambiaba la política y la sociedad", ha dicho, a modo de introducción.

En este contexto, ha añadido que "cada generación dice que tiene derecho a tener su proyecto", una afirmación que él comparte, también para el PSOE, pero con una salvedad: "Que no sean generaciones adánicas que piensen que todo empezó con ellos".

A su juicio, la que ahora tiene la riendas del partido es una "generación con una estrategia propia". "Y esperemos que le vaya muy bien", ha dicho, reiterando que, por los datos que él tiene, el PSOE es la primera fuerza política en intención de voto en este momento.

Además, en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, que en su partido "cuando se elige a un secretario general la tradición dice que es el secretario general de todos", y "no parece sensato que se le pueda poner en causa después de una elección".

"Le guste a uno o no le guste a uno es el secretario general de todos", ha proseguido, y lo será "mientras no haya un congreso". Guerra se ha expresado así en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press en la que ha afirmado no saber si la presidenta andaluza, Susana Díaz, se arrepiente de no haber competido por el liderazgo del PSOE. "Yo no estoy en los sentimientos de las personas, que son muy íntimos, y si se arrepiente o no sólo lo puede saber ella", ha añadido.

"SI LA REFORMA DEL 135 ENTONCES FUE UN ERROR AHORA TAMBIÉN"

Preguntado entonces por la decisión de Sánchez de volver a reformar el artículo 135 de la Constitución, modificado en 2011 para constitucionalizar la estabilidad presupuestaria, Guerra ha sido tajante: "Si la reforma del 135 entonces fue un error ahora la revisión después es un error".

Según ha precisado, lo que no le gustó, y así se lo dijo al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, fue que la reforma se hiciera por el procedimiento de lectura única, sin pasar por la Comisión Constitucional del Congreso que él presidía, como a su juicio debió hacerse porque era algo de "entidad mayor".

LAS PUERTAS GIRATORIAS NO SON PARA ÉL

Guerra, que deja hoy el Congreso tras haber sido diputado ininterrumpidamente desde 1977, ha asegurado que en estos años el no ha tenido "privilegios nunca" ni los ha buscado, y que ahora que deja la política no entrará en ningún consejo de administración. "Cuando Dios creó las puertas giratorias no la creó para mí", ha dicho. Guerra seguirá trabajando en la Fundación Pablo Iglesias y en la Fundación Sistema.

Por otro lado, ha rechazado de plano que los líderes del partido emergente Podemos puedan compararse con los del PSOE de los ochenta, dirigido por él y por Felipe González. "No sé por qué se empeñan, no hay ninguna historia, no hay ideología acendrada, no hay un grupo humano numeroso durante muchos años y no hay un proyecto incluyendo la moderación", ha puntualizado.

Es más, cuando un periodista ha bromeado diciéndole que él se parece algo al dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero ha replicado: "Tiene que ir inmediatamente al oculista".