Guardiola: "Necesitaba un nuevo desafío"

En su presentación como nuevo entrenador del Bayern de Múnich, Pep Guardiola se ha expresado en alemán y comentado que espera que la afición siga yendo con "orgullo" a ver su equipo. Rummenigge confirma que los contactos se iniciaron hace dos años. 

El nuevo entrenador del Bayern Munich, Pep Guardiola, ha asegurado este lunes en su presentación con el club bávaro que llega con ganas de enfrentarse a "un nuevo desafío", un proyecto que supone "un regalo" para él y en el que intentará convivir con la "presión" que supone tomar las riendas de un equipo que ha firmado el 'triplete'.

 

"Es un nuevo reto para mí. Mi tiempo en el Barça fue maravilloso, pero necesitaba un nuevo desafío. En el Bayern se me regalado esta oportunidad, estoy listo para dar lo mejor de mí mismo. Estoy seguro de que todos los aficionados seguirán viniendo con orgullo", declaró en su rueda de prensa de presentación, en la que logró congregar a más de 270 periodistas de países de todo el mundo como Brasil, Japón o Catar.

 

Bajo la inscripción 'Herzlich Willkommen, Pep!' (¡Bienvenido de corazón, Pep!), Guardiola compareció en la sala de prensa del Allianz Arena acompañado del presidente de la entidad bávara, Uli Hoeness; el presidente de la Junta Directiva, Karl-Heinz Rummenigge, y el director deportivo, Mathias Sammer.

 

"Perdonad mi alemán. He vivido en Nueva York durante un año y no es el mejor lugar para aprender alemán, espero mejorarlo en las próximas semanas. Es un regalo, una bendición estar aquí con el Bayern", comenzó diciendo Guardiola, que sorprendió a los asistentes con un correcto y fluido alemán, y que confesó entre risas que no se trajo a la traductora con la que lo aprendió en Nueva York "porque era seguidora del Borussia Dortmund".

 

El técnico catalán tuvo su recuerdo para Jupp Heynckes, su predecesor en el banquillo del Allianz Arena, y confesó que hablará con él. "Espero verle próximamente porque su opinión personal sería muy importante. Tengo un gran respeto por él, no sólo por el año pasado, sino por su trayectoria. Es un gran honor ser su sucesor, espero poder mantener el nivel que el equipo demostró el año pasado", afirmó.

 

Además, aseguró que cambiará "pocas cosas", aunque le "gusta atacar", ya que es su "idea de fútbol". "Me gustaría mantener el nivel alto y continuar con ello. Tengo que estar en condiciones de llevar la presión y vivir con ella. Estoy feliz de estar aquí y acepto esa presión", aseveró, consciente de que debe convivir con "esa realidad".

 

"En un gran club siempre tienes una presión muy grande. Soy consciente de ello y acepto este grandísimo desafío. A veces, tomas las riendas de un equipo que ha bajado, como fue el caso con el filial del Barça; otras, con 18 puntos de desventaja, como en mi primer año en el Barça... Ésta situación es completamente diferente. Tomo las riendas de un equipo que el año pasado hizo cosas extraordinarias ganando cuatro títulos, incluyendo la Supercopa contra el Dortmund. Cuando llegas a entrenador del Bayern Munich sabes lo que te espera y tienes la obligación de ganar", añadió destacando el "gran honor" que supone estar al frente del conjunto bávaro.

 

Uno de los primeros partidos para Guardiola será precisamente un amistoso contra 'su' Barcelona el miércoles 24 de julio, un encuentro ante el que el ex técnico azulgrana no sabe qué sensaciones tendrá. "Lo que sentiré no lo sé, pero será para mí una cita especial. Estoy seguro de que va a ser un buen partido. Luego nos espera la Supercopa contra el Dortmund, así que va a ser un gran test", indicó, antes de reiterar su "agradecimiento" hacia sus ex jugadores por los años de éxito.

 

Sin embargo, tras las semifinales de Liga de Campeones entre Bayern y Barcelona -con un global de 7-0 favorable a los alemanes-, Guardiola no cree que los germanos sean tan superiores. "No creo que la diferencia sea tan marcada. Los dos equipos son muy buenos", reconoció. Guardiola habló de algunos aspectos parecidos de las dos entidades. "Dentro de un tiempo podré decir las semejanzas. Ahora son dos clubes históricos, con un gran respeto por sus fans y por su gente", señaló.

 

CON ESTIARTE, TORRENT, BUENAVENTURA Y PLANCHART

 

Guardiola reveló también quiénes recalar con él en Múnich. "Viene poca gente porque el Bayern ya tiene una gran estructura hecha. Necesito de todas maneras gente de mucha confianza como Doménec Torrent, será mi asistente. También están con nosotros Carles Planchart, Lorenzo Buenaventura, un fenómeno de la preparación física, y Manel Estiarte, que conoce perfectamente el entorno del deporte de alto nivel. Les agradezco que hayan venido con nosotros porque no es fácil dejar Barcelona", explicó.

 

"Los últimos 3 o 4 meses vino alguien de mi confianza a ver partidos y me pasaron informes de los jugadores, y me han hablado bien. Los que entendamos que tienen posibilidades vendrán a entrenar con nosotros desde el primer día", afirmó con respecto a los futbolistas del filial.

 

El de Santpedor, que se confesó "un poco nervioso" no ocultó que todavía necesita "más tiempo para conocer perfectamente a los clubes Bundesliga". "En Nueva York me pasé todos los fines de semana viendo los partidos de la Bundesliga. Es muy fuerte, muy competitiva. Tengo que adaptarme lo antes posible, al equipo y a los adversarios", aseguró.

 

Por otra parte, Guardiola desvió hacia Sammer las cuestiones sobre la continuidad de Mario Gómez, aunque aseguró que espera contar con "buenos talentos jóvenes", ya que el Bayern "siempre ha tenido buenos jugadores". "Vienen a ver los jugadores, no a verme a mí. Los jugadores del Barça son diferentes. Me toca a mí adaptarme a ellos, el sistema da igual, se puede mover", afirmó cuando le hablaron de la expectación que levanta su contratación. "Sería muy presuntuoso pensar que voy a marcar una era en el Bayern", confesó.

 

HOENESS: "ES EL HOMBRE PARA MANEJAR ESTE DESAFÍO" 

 

Por su parte, el presidente del Bayern, Uli Hoeness, recordó que tuvieron "un tiempo de conversación bastante largo" con Guardiola, al que vio en Nueva York. "A los cinco minutos tuve la sensación de que se iba a hacer. Me di cuenta casi inmediatamente de que era el adecuado y no nos lo podíamos creer cuando nos dijo que se lo podía imaginar con Bayern", celebró, dando las "gracias" a Jupp Heynckes y teniendo claro que el recién llegado "es el hombre para manejar este desafío". "Quién si no él podría cumplir con esta misión", zanjó.

 

Finalmente, el director deportivo del actual campeón de Europa, Matthias Sammer, ve la llegada de Pep Guardiola como "una alegría y una responsabilidad". "Mi mayor deseo es que logremos que la familia y su cuerpo técnico se sientan lo mejor posible en Múnich, como si fuera su patria, con confianza. Lo daremos todo, porque así Pep podrá trabajar libremente", declaró.