Guardias Civiles recibieron orden de Ignacio González de espiar a Cifuentes y Gallardón

Ignacio González

Dos guardias civiles imputados por espionaje a políticos de la Comunidad de Madrid han asegurado que recibieron la orden de realizar seguimientos a varios políticos y cargos, entre ellos Cristina Cifuentes y Alberto Ruiz Gallardón. El interesado en ello, Ignacio González. 

Los guardias civiles José Oreja y Antonio Coronado, exasesores de la Dirección General de Seguridad de la Comunidad e imputados en el caso de presunto espionaje a políticos de la región, han asegurado este viernes que en 2008 el exdirector regional de Seguridad Sergio Gamón les pidió, por orden del entonces vicepresidente primero Ignacio González, que espiaran e hicieran seguimientos a varios políticos y cargos públicos.

 

Así, además de los conocidos exvicealcalde de Madrid Manuel Cobo, y el exvicepresidente segundo Alfredo Prada, también mandaron espiar a la entonces vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes, al presidente delegado del Arpegio y a los primeros ediles de Madrid, Getafe y Fuenlabrada, Alberto Ruiz-Gallardón, Pedro Castro y Manuel Robles, respectivamente.

 

"En 2008 Gamón nos cita en su despacho en la calle Gobelas y en esa reunión participa él y también su subdirector, Miguel Castaño, los tres asesores de la Policía y los tres de la Guardia Civil y nos dice que por especial interés de González tenían que hacer unos objetivos, como Prada, Gallardón, Cifuentes, Cobo, Cabezas, Núñez y el presidente de Arpegio. Nosotros nos encomendamos a Prada", ha dicho Oreja.

 

Pero, según han alegado, en el momento en el que recibieron esas órdenes los tres asesores de Guardia Civil se entrevistaron con Francisco Granados y denunciaron los hechos, sin embargo, aseguran que el entonces consejero de Justicia no hizo nada.

 

"Le advertimos de que eso podía ser un delito. Desde entonces comienza el periplo de adversidades hacia nosotros hasta hoy. En el momento que nosotros denunciamos los hechos ante el consejero, la relación con Castaño y Gamón era tensa, pero desde entonces fue insoportable e infernal", ha añadido Oreja.