Griezmann le permite al Atlético pensar en 'Champions'

El francés anota el doblete en la victoria del Atlético de Madrid en Riazor frente al Deportivo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

DEPORTIVO DE LA CORUÑA: Fabricio; Juanfran, Lopo, Sidnei, Luisinho (Juan Domínguez. min.63); Lucas Pérez (Farinha, min.46), Medunjanin, Bergantiños, Cavaleiro; Oriol Riera y Toché (Isaac Cuenca, min.78).

  

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Gámez; Tiago, Saúl Ñíguez; Koke, Raúl García, Arda Turan (Raúl Jiménez, min.58); Griezmann (Fernando Torres, min.65).

 

GOLES: 

 

   0 - 1, min.5, Griezmann.

   0 - 2, min.21, Griezmann.

   1 - 2, min 77, Oriol Riera.

  

ÁRBITRO: David Fernández Borbalán(C.Andaluz). Amonestó a Godín (min.25) y Raúl García (min.26) por parte del Atlético de Madrid; y a Toché (min.53) del lado deportivista. Expulsó a Diego Pablo Simeone por formular observaciones al cuarto árbitro.

  

ESTADIO: Riazor.

El Atlético de Madrid ha logrado reforzar su candidatura a terminar la temporada en la tercera posición al vencer en Riazor, en un encuentro correspondiente a la trigésima segunda jornada de la Liga, con cierto suspense (1-2) a un Deportivo de la Coruña que fue de menos a más, con una gran actuación de un Antoine Griezmann que marcó un doblete con el que permite a su equipo meter cuatro puntos de diferencia con respecto al Valencia.

  

Apenas concedió respiro el Atlético de Madrid a su rival en los compases iniciales, a pesar de la fatiga acumulada, tanto física como mentalmente, tras la exigencia del derbi europeo. Por su parte, Víctor Sánchez del Amo, que debutó como técnico en Riazor, saltó al terreno de juego de inicio con Toché y Oriol Riera, dos puntas de gran corpulencia con el que derribar el muro uruguayo compuesto por Giménez y Godín.

  

El plan se torció en lo que tardó Griezmann en disfrutar de la primera ocasión, aprovechando un desajuste defensivo y un fuera de juego mal tirado para batir a Fabricio con una media volea y adelantar al equipo rojiblanco a los cinco minutos de partido.

  

Con el marcador a favor y la vuelta de los cuartos de final de la Champions League en el horizonte más cercano, el Atlético de Madrid supo controlar el ritmo del partido y gestionar los esfuerzos durante el primer periodo. En ese dominio, el Deportivo no fue más que un mero sparring para la gran cita del miércoles en el Santiago Bernabéu. Los locales, a pesar del empeño de Cavaleiro por sacar a su equipo de la cueva, encadenaron pequeños errores en área propia que pagó muy caro.

  

Tiene Simeone suficiente repertorio en su pizarra cómo para lastimar a su rival. Al daño que genera el balón parado ha sumado recientemente otro recurso como el saque de banda de Jésus Gámez. De esta manera llegó el segundo tanto de Griezmann, que cazó un balón suelto dentro del área con el que fusiló a Fabricio después de que Sidnei no acertara a direccionar bien el despeje. Sin llegar a romper a sudar, el Atlético desveló el desenlace de la película.

  

A falta de escasos minutos para el término del primer tiempo, Diego Pablo Simeone fue expulsado por Fernández Borbalán, el mismo colegiado por el que sancionaron al 'Cholo' por una colleja al cuarto árbitro, por formular observaciones al cuerpo árbitral tras un derribo de Sidnei sobre Griezmann. Ni siquiera este incidente metió en el partido a un Deportivo de la Coruña que aguantó como pudo el temporal.

 

PENSANDO EN LA 'CHAMPIONS LEAGUE'

  

Ya en la segunda parte, el Atlético de Madrid durmió con placidez el partido y movió ficha cambiando a jugadores determinantes de cara al enfrentamiento contra el Real Madrid en 'Champions League'. Desde lo alto de Riazor, Simeone ordenó por teléfono a 'Mono' Burgos conceder descanso a Arda Turan y a Antoine Griezmann. Mala gestión. Sin ellos sobre el campo, el Deportivo pegó un paso hacia delante y metió presión a su rival.

 

En cuestión de dos minutos, los colchoneros pasaron de poder ampliar la ventaja en el marcador con una cuadrúple ocasión en la que Fabricio sacó sendos disparos de Raúl Jiménez y de Fernando Torres a encajar un tanto del Deportivo. En una galopada marca de la casa por el costado izquierdo, con caño incluido a Juanfran, Sidnei puso un centro medido al primer palo a un Oriol Riera que sorprendió llegando desde atrás con un testarazo imparable para Oblak. A falta de quince minutos para el término, los blanquiazules no habían terminado de pronunciarse.

  

Abusaron del pelotazo al área, algo en lo que el Atlético de Madrid se mueve como pez en el agua. No tuvo más recursos los pupilos de Víctor Sánchez del Amo que poner centros que desbarataba Godín o Giménez, imponentes en el salto. Lo intentó hasta el final pero el Deportivo de la Coruña acabó por morir en la orilla. De esta manera prolongan a diez la racha de encuentros sin obtener un triunfo, al contrario de un Atlético de Madrid que, a falta de seis jornadas para el final, sigue dependiendo de sí mismo.