Grefa coloca 2.000 nidales en Castilla y León para aves rapaces que cazan topillos

Nidal

Más de 30 municipios de Valladolid, Segovia, Zamora, Palencia, Burgos, Ávila y Salamanca se han beneficiado ya de esta medida, que pretende ser una alternativa "blanda" al uso de venenos químicos.

Desde su puesta en marcha en 2009, el proyecto de control biológico de topillo campesino de la asociación conservacionista Grefa ha instalado unos 2.000 nidales (cajas nido) en Castilla y León para favorecer la reproducción de aves rapaces depredadoras del citado roedor, como el cernícalo vulgar, la lechuza común y el mochuelo europeo.

 

Tan sólo en 2016 colocó medio millar de nidales, la mayoría en cuatro nuevos municipios que se unieron al proyecto el año pasado: Macotera (Salamanca), Morales de Toro (Zamora), Villafruela (Burgos) y Sauquillo de Cabezas (Segovia).

 

El proyecto de control biológico de topillo campesino de Grefa cuenta con la colaboración técnica del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL), de la Junta de Castilla y León, y el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y la Diputación de Segovia.