Graves problemas estructurales retrasan la apertura de la piscina de la zona sur por tiempo indefinido

Se estudiarán en profundidad para hallar soluciones y el Ayuntamiento reorganizará a usuarios y clubes en la Zona Norte, pendientes de convenio con la Escuela de Policía.

El concejal de Deportes del Ayuntamiento de Ávila, Pablo Gómez, ha anunciado este jueves que la apertura de la piscina cubierta de la Ciudad Deportiva de la Zona Sur se retrasará por tiempo indefinido después de que un estudio a comienzos de verano detectara graves deficiencias en la cubierta de la instalación que implican un riesgo para la seguridad de los usuarios.

 

La Junta de Gobierno ha dictaminado su "no apertura" después de un informe previo realizado por los técnicos municipales a principios de este mes que aconseja no dar uso a la piscina. Según ha informado Gómez, graves desperfectos causados por una corrosión, en grado muy avanzado, de la estructura que soporta la cubierta aconsejan no abrirla.

 

Se trata de un "daño importante" que puede estar afectando también a los muros, "porque son estructuras metálicas y el edificio tiene casi 50 años y está muy expuesto a la corrosión por el ambiente húmedo y los agentes químicos que se emplean", ha señalado el concejal, quien ha explicado que el problema se detectó gracias al programa de revisión de instalaciones lanzado desde la Concejalía de Deportes.

 

Esta decisión, ha reconocido el edil, "perjudicará notablemente a todo lo relacionado con los deportes acuáticos en nuestra capital ante la escasez de instalaciones" y llevará a "ajustar horarios y disponibilidades de los distintos clubs. Supondrá un sacrificio para todos pero lo responsable es no poner en riesgo la seguridad de nadie".

 

El informe técnico que ha motivado esta decisión está basado en estudios previos que no ahondan en los daños pero que aconsejan cerrar la instalación y proximamente se llevará a cabo un estudio en profundidad que realizará catas para ver como se encuentra el edificio y realizar un diagnóstico.

 

Pablo Gómez ha manifestado que conocían estas deficiencias "desde hace meses", "pero pensábamos que no eran tan graves, el daño es mucho mayor de lo que creíamos".

 

Desde el Ayuntamiento piden comprensión a la ciudadanía y se comprometen a solucionar el problema "cuanto antes, en tres meses mejor que en seis y en seis mejor que en nueve, para que no se dilate más allá de lo que puede ser una temporada deportiva".

 

Gómez, en cuanto a las alternativas, ha recordado que el Consistorio lleva un año en negociaciones con la Escuela de Policía para el uso de sus instalaciones y existe un convenio de colaboración que está pendiente de la disponibilidad de pileta del Centro de Formación.

 

También ha señalado que se reajustarán todos los programas de natación y salvamento y socorrismo que se llevan a cabo en la piscina del Manuel Sánchez Granado, "que a lo mejor tiene que incrementar sus horarios".