Gotarrendura rinde homenaje al Convento de San José y al Palomar de la Santa

Los estrechos lazos que unen Gotarrendura a Santa Teresa de Jesús hacen que el municipio quiera rendir un homenaje al primer Monasterio de Carmelitas Descalzas de San José en Ávila que inauguró el 24 de agosto  de 1562. En colaboración de la Asociación de amigos del Palomar y del Museo Eugenio López Berrón, ofrecerá el sábado 24 un un concierto de violín y violonchelo

Gotarrendura, con la colaboración de la Asociación de amigos del Palomar y del Museo Eugenio López Berrón quieren también rendir un homenaje al primer palomarcico abulense en el Palomar de la Santa, única herencia tangible que se conserva en el municipio y para ello ofrece, por primera vez, el concierto de un Duo de violín y violonchelo que tendrá lugar el próximo 24 de agosto a las 20.30 horas. La entrada tendrá un precio de 5 euros e incluirá también “Las Tapitas de la Santa” elaboradas por el Restaurante “Los Canteros” de Mingorria.

 

Palomar de Santa Teresa de Jesús

La historia de Gotarrendura está estrechamente relacionada con la figura de Santa Teresa de Jesús, lugar donde su madre Doña Beatriz de Ahumada poseía un elevado patrimonio, como La Casa-Palacio de los Ahumada, donde se conserva actualmente el solar cercado, la huerta-jardín y el Palomar, única herencia tangible de la Santa que se muestran como el principal baluarte de esta localidad y qué marcó el alma de la Santa abulense.

 

La Casa-Palacio de los Ahumada en Gotarrendura fue descanso privilegiado de la nobleza del siglo XVI y conserva hoy solar cercado, huerta-jardín y el Palomar.

 

El palomar, y sus palomas, marcaron a la Santa abulense hasta llamar "Palomarcicos" a todos sus conventos y "palomas" a sus monjas. Santa Teresa heredó por expreso deseo de su madre esta finca, conociendo el cariño que tenía al Palomar

 

En 1541 la santa escribía a su rentero, González de Venegrilla: "Tenga la mercé de cebar y cuidar bien el palomar en estos meses de frío ahora que está bien poblado". A 10 de enero de 1541.



Años más tarde, le pedía palominos para el convento: "Hacedme mercé de enviar doce palominos la víspera de Santiago, que yo me holgaré mucho de ello". A 10 de julio de 1546.
 

Se realizan visitas al recinto de la Casa-palacio de los Ahumada, donde pasó su infancia Teresa de Cepeda y Ahumada (Santa Teresa).