Gota fría... en el Congreso

Goteras en el Congreso

La sesión de control tiene que ser pospuesta por goteras en el hemiciclo. Patrimonio ha invertido 4,5 millones en la reforma de la cubierta de Palacio y el Congreso más de 700.000 en las obras del Salón de Plenos.

El Congreso de los Diputados ha tenido que retrasar al menos una hora el inicio de su sesión de control tras detectarse graves filtraciones de agua en el hemiciclo que han obligado a desalojar la Tribuna de Prensa y que han afectado a escaños de algunos grupos parlamentarios. El incidente se ha producido por la fuerte lluvia que cae este miércoles y que ha afectado a la cubierta del Palacio de la Carrera de San Jerónimo, pese a las obras que se han llevado a cabo en la institución.


El Salón de Plenos del Congreso se reabrió este martes para acoger la primera sesión de esta semana y todo transcurrió con normalidad. Sin embargo, el fuerte chaparrón que ha empezado a caer en Madrid al filo de las nueve de la mañana ha provocado que el agua se filtrara a chorros en la Tribuna de Prensa.

"Hemos tenido cierto conflicto consecuencia de las obras y de aspecto meteorológico que se está resolviendo, empezaremos el Pleno dentro de unos minutos, espero que pocos", ha informado el presidente del Congreso, Jesús Posada, a sus señorías que ya esperaban en sus escaños que comenzase la sesión de control al Ejecutivo.

El presidente ha inspeccionado la zona de los escaños destinados a los diputados de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), que sean visto afectados por las goteras y ha departido con sus ocupantes sobre el incidente, al igual que ha hecho con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. "No es 'orbayu', cae a borbotones", ha apuntado después el diputado de IU, Gaspar Llamazares.

EL SISTEMA ELÉCTRICO, AFECTADO

Poco minutos después, el propio presidente anunciaba que suspendía la sesión hasta las diez de la mañana porque el agua había llegado hasta el sistema eléctrico y eso podía "ser peligroso". Posada ha pedido "disculpas". "Esto no tenía que pasar y pasar, vamos a suspender hasta las diez, espero que para entonces se pueda arelgar esto", ha apuntado.

Posada ha explicado que los técnicos tendrán que determinar la causa exacta de las filtraciones, pero ha adelantado que es posible que, coincidiendo con el final de las obras que tienen lugar en la cubierta del Palacio, una lluvia tan fuerte e imprevista como la que caía sobre Madrid haya tenido "consecuencias".

El presidente ha admitido que precisamente lo que se pretendía evitar con la reforma del tejado era que se produjeran filtraciones en el hemiciclo. "Esto podía haber ocurrido el año pasado y podría haber unas goteras tremendas, pero obras no terminadas y quizá haya podido entrar agua por el aire acondicionado", ha añadido.

DOS MESES DE OBRAS

El Hemiciclo del Congreso ha estado cerrado desde el mes de julio. En estos dos meses se ha aprovechado para mejorar la iluminación y el sistema de climatización de toda la planta baja del edificio. Entre las dependencias que se han climatizado están el salón de Pasos Perdidos, que no disponía de sistema de aire acondicionado, así como los escritorios aledaños y el propio Salón de Plenos, que a partir de ahora contará con una mayor entrada de luz natural.

Las reformas en el Salón de Plenos se enmarcan dentro de la amplia remodelación de la que está siendo objeto el Palacio de la Carrera de San Jerónimo desde el pasado mes de noviembre, unos trabajos que inicialmente iban a durar diez meses, pero que se prevé que se prolonguen un par de ellos más.

La Dirección General de Patrimonio del Estado encargó a la empresa Dragados, por un importe de 4,5 millones, un proyecto para sustituir las cubiertas y sanear y restaurar los patios del Palacio del Congreso de los Diputados, unas obras que, según informó la Cámara, aportarán más luminosidad, mejores condiciones de salubridad y menos contaminación acústica.

Pero, además, se van a rehabilitar las dos salas de comisión que están situadas en la segunda planta del edificio y que no se utilizan desde hace casi una década. Originalmente se trataba de una única estancia en la que durante las Cortes Constituyentes llegó a reunirse el Senado.

Para acondicionarlas es necesario dotarlas de un sistema de conferencias con equipos digitales de sonido, así como de un sistema electrónico de votaciones y dos cabinas de traducción simultánea con posibilidad para tres idiomas ampliables. Para todo ello se van a invertir 705.932 euros, parte de los cuales se destinarán también a la adquisición de nuevos equipos audiovisuales de repuesto para el hemiciclo.

 

Noticias relacionadas