Google pone un marcha un formulario 'on line' para que digas lo que quieres que retire de la red

Los ciudadanos europeos pueden pedir que se retiren los links que consideran que contienen un material censurable

Este es el primer paso para cumplir con una decisión judicial que defendía el "derecho al olvido" por parte de los usuarios del buscador.

 

Esta web únicamente sirve para enviar las solicitudes y no han especificado cuando tienen pensado empezar a borrar los links que deban ser eliminados en base a los criterios establecidos.

 

"Implementando esta decisión, asesoraremos cada petición individualmente e intentaremos equilibrar los derechos de privacidad de las personas con el derecho público a conocer y distribuir información", como por ejemplo "información sobre estafas financieras, negligencia profesional, condenas penales o comportamiento público de funcionarios del gobierno", ha asegurado Google en el formulario que ha lanzado.

 

Google también ha informado que este formulario "es un paso inicial" y espera que en los próximos meses puedan colaborar"estrechamente con la autoridades de protección de datos y otras entidades".

 

Para que los usuarios puedan realizar esta petición, deben mandar una copia digital de una identificación oficial -como por ejemplo el carné de conducir- y seleccionar qué país europeo de la lista de 32 que se dan a elegir corresponde con la petición.

 

Así, el popular buscador de Internet también ha añadido que están trabajando para "finalizar la implementación de las solicitudes de retirada de contenido en virtud de la normativa de protección de datos europea lo antes posible". De esta manera, pide a los usuarios que vayan rellenando el formulario y que esperen a recibir "una notificación" cuando comiencen el procesamiento de las solicitudes.

 

La decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) pone a Google en una posición difícil a la hora de interpretar el criterio de la Unión Europea (UE) en cuanto a los links censurables y eliminar cierto contenido de su motor de búsqueda, a la vez que intenta mantener su popularidad como una fuente para los usuarios de buscar cualquier tipo de información.

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dio el pasado 13 de mayo la razón a la Agencia Española de Protección de Datos en su disputa con Google al dictaminar que los servicios de motor de búsqueda en Internet eran responsables de los datos personales incluidos en las páginas web que tratan.

 

Así, la sentencia reconoció la existencia de un "derecho al olvido" como el que invocó el ciudadano español afectado por este caso para que se borraran sus datos en Internet.

 

El TJUE sentenció que "el gestor de un motor de búsqueda en Internet es responsable del tratamiento que aplique a los datos de carácter personal que aparecen en las páginas web publicadas por terceros" y, por tanto, debía respetar la directiva comunitaria sobre protección de datos.