Gonzalo Jiménez: "ni me han prejubilado ni me he ido por voluntad propia como ha dicho el presidente"

Gonzalo Jiménez

Gonzalo Jiménez, director hasta hace un mes y durante los últimos 14 años de la Obra Social de Caja de Ávila, ha desmentido este viernes las declaraciones realizadas hace una semana por el presidente de la Fundación Caja de Ávila y secretario general del Partido Popular de Ávila, Pablo Luis Gómez, en las que afirmaba que el sacerdote se había prejubilado de manera voluntaria. Jiménez ha manifestado que "ni me han prejubilado ni mi salida de la Fundación se ha producido por voluntad propia", sino que ha sido despedido con las mismas condiciones que el resto de trabajadores afectados por el ERE de la Fundación

El ya ex director de la Obra Social ha asegurado que el presidente de la Fundación Caja de Ávila le comunicó el pasado 21 de diciembre "que prescindía de mis servicios, incluyendo la prohibición de volver a poner los pies en Los Serrano", sede de dicha Fundación. Ha manifestado asimismo que el día 24 Pablo Goméz le trasladó, interrogado por la ratificación de su destitución, que sería incluido en el ERE que se estaba elaborando para el proyecto de viabilidad y ha añadido que el pasado 2 de febrero recibió ratificación escrita, a través de burofax, de su inclusión como "personal afectado" en el ERE con las mismas condiciones de despido colectivo que el resto de la plantilla afectada.

 

Por este motivo, Gonzálo Jimenez ha indicado que "no sé a que viene que el presidente un dia me incluya en el ERE y me diga despedido y otro dia diga en los medios que me voy voluntariamente y que me voy muy bien, yo creo que no es serio". Jiménez ha señalado que no siente reconocida su labor de los últimos 14 años por la nueva Comisión Gestora y ha recordado que "no hace mucho el clamor popular pedía la necesaria despolitización de las cajas y hoy además se habla de regeneración mientras seguimos manteniendo la aplastante presencia de la clase política en tantas instituciones", en referencia a la condición de Pablo Gómez de Secretario General del Partido Popular de Ávila y la presencia de otros políticos en la comisión gestora de la Fundación.

 

En este sentido, y con respecto al futuro de la Fundación Caja de Ávila, Gonzalo Jiménez ha manifestado que "si hacen bien las cosas la Fundación puede tener un recorrido" pero ha apuntado su creencia de que "la mejor solución para la Obra Social es que se hubiera entregado a las entidades fundadoras" de acuerdo con su deseo de "anteponer valores profesionales a políticos porque hoy la sociedad está reclamando otras formas de presencia y otros modos de implicación social".

 

Jiménez ha realizado un balance de sus años al frente de la Obra Social y ha mantenido que "es difícil explicar la evolución de la sociedad abulense de los últimos cien años sin tener en cuenta la presencia financiera, social y cultural de Caja de Ávila", que ha sido "capaz de llegar hasta el más pequeño núcleo de población de nuestra provincia".

 

De igual manera ha recordado que "detrás de esta presencia ha habido siempre un grupo humano que sabía de valores y que entendió siempre su trabajo como un servicio a la sociedad".