Gómez Noya reconoce que fue una "caída tonta" y que vive "un momento duro"

El triatleta español ha indicado que tampoco va a "hacer un drama" de esta situación y que tratará de recuperarse lo antes posible.

El triatleta español Javier Gómez Noya ha reconocido estar viviendo "un momento muy duro" tras sufrir una fractura en el brazo que le impedirá participar en los Juegos Olímpicos, pero ha aclarado que no va a "hacer un drama" de esta situación y que "como siempre" luchará para estar recuperado cuanto antes.

 

A través de un mensaje en las redes sociales, al que adjuntó una radiogafía de su fractura y una foto suya con el brazo en cabestrillo, el gallego explicó que esta lesión le "obliga a renunciar al gran objetivo" para el que llevaba "toda la temporada trabajando duro".

 

"Siendo realista, no hay tiempo material para recuperarme totalmente y poder afrontar la competición en buenas condiciones, por lo que lo más sensato es ceder mi plaza a alguien que lo pueda hacer mejor. Como imaginaréis, este es un momento muy duro para mí pero no voy a hacer un drama de esto, como siempre lucharé por recuperarme lo antes posible", prometió.

 

Gómez Noya también quiso explicar el incidente sufrido en Lugo. "Justo cuando estaba llegando a casa después de un entrenamiento en bici, tuve una caída de esas que llamamos tonta, a no más de 15 km/h con la mala fortuna de hacerme daño en el codo. Acudí al hospital y las pruebas de imagen confirmaron una fractura de la cabeza del radio con desplazamiento. Hoy mismo seré operado", detalló.

 

Por último, el pentacampeón mundial agradeció los ánimos de sus aficionados. "Lo siento mucho por todos los que me apoyáis y animáis día a día pero, igual que muchas veces he saboreado la cara más dulce del deporte, ahora me toca lidiar con la más amarga. Gracias a todos de corazón", se despidió.