General Motors y la NASA desarrollan un guante robótico que aumenta la fuerza de agarre

El fabricante de automóviles General Motors y la NASA han creado el guante robótico que multiplica la fuerza de agarre y reduce la fatiga de los músculos de la mano. Este guante de última generación, denominado 'RoboGlove', utiliza una serie de sensores, actuadores y tendones muy avanzados que son comparables a los nervios y músculos de una mano humana.


 

Esta tecnología, que se ha desarrollado en la Estación Espacial Internacional, será utilizada en el cuidado de la salud, la industria y otras aplicaciones. Todo esto es posible gracias a un acuerdo de licencia entre General Motors y la empresa sueca de tecnología médica, Bioservo Technologies AB.

 

Tras nueve años de desarrollo, este guante multiplicador de fuerza podría aumentar la eficiencia y reducir la fatiga de los músculos de la mano -la investigación muestra que, a los pocos minutos agarrar de forma continuada una herramienta, se produce fatiga-.

 

General Motors tiene el objetivo de aplicar esta nueva tecnología al sector de la automoción. Para ello, el constructor norteamericano va a ponerlo a prueba en algunas de sus plantas. Con esta aplicación, se pretende reducir la cantidad de fuerza que un trabajador necesita ejercer cuando utilice una herramienta por un tiempo prolongado, o con movimientos repetitivos.