Ganemos pide explicaciones por el gasto de 150.000 euros en limpiar el recinto ferial

El aparcamiento del recinto ferial de Salamanca, sin uso (Foto: Chema Díez)

Ganemos Salamanca critica la improvisación y el despilfarro por las nuevas obras en el aparcamiento del recinto ferial: 150.000 euros para limpiar y organizar aparcamientos.

El diputado de Ganemos Salamanca en la Diputación, Gabriel de la Mora, va a pedir explicaciones por la improvisación y el despilfarro en las últimas obras anunciadas por La Salina en el recinto ferial, de las que TRIBUNA ya ha informado. Son 150.000 euros para 'maquear' las instalaciones de cara a la próxima feria de septiembre.

 

"Nuevamente el PP improvisa y nos trae, a menos de dos meses vista de la celebración de Salamaq 2016, una nueva contratación por valor de más de 150.000 euros para limpieza, acondicionamiento, señalización y ordenación de nuevos accesos del aparcamiento principal", ha criticado en una nota de prensa De la Mora que ha confirmado que el próximo viernes en las comisiones de fomento y agricultura solicitará explicaciones por esta nueva contratación, "una improvisación clara del equipo de gobierno que tiene que ver más con la mala gestión que con una necesidad urgente".

 

El año pasado ya se promovieron obras de acondicionamiento del aparcamiento del recinto ferial por un valor similar, motivo por el cual Ganemos no entiende por que razón es necesario realizar nuevas obras. "Y si acaso tuvieran justificación, ¿no se dieron cuenta antes? ¿Por qué se contratan ahora? Deberían haberlas previsto contratarlas y realizarlas el año pasado, dentro de las reformas llevadas a cabo, y de hacerlas posteriormente, al menos hacerlas con tiempo intentando que no se impida el normal desarrollo del evento", asegura en la nota.

 

Ganemos ha puesto de manifiesto de nuevo que el equipo de gobierno no incluye en las cuentas de Salamaq la amortización, aunque sea parcial, de estas obras de inversión, pues la cantidad de 150.000 euros es una importante suma de dinero que debería atribuirse precisamente a las ferias, a las que además se está dedicando mucho dinero, en contraste con la provisión de servicios públicos esenciales y la garantización de los derechos sociales de la población, que observa atónita cómo se gastan los dineros públicos en obras que no vienen a atender sus necesidades, si no más bien las de los adjudicatarios de los contratos públicos.

Noticias relacionadas